El Granada logró el primer triunfo de la temporada realizando un gran partido, dominando de principio a fin a Osasuna que apenas tuvo acercamientos de gol. Adrián Ramos y Vadillo, éste último de penalty, los goleadores. Pozo y San Emeterio debutaron como jugadores rojiblancos

La buena nueva llegó este domingo dos septiembre. Los aspectos extradeportivos, como el reciente final de mercado de fichajes o la situación con el patrocinador y la Ciudad Deportiva, no empañaron la primera victoria del Granada en la temporada por 2-0. Los de Diego Martínez sellaron un gran encuentro, muy completo, tanto en facetas defensivas como ofensivas. Jugadores como Vadillo o Adrián Ramos demostraron que son capaces de divertir al Nuevo Los Cármenes que despidió al equipo con una sonora ovación, justa, porque borraron del encuentro a un Osasuna que ni de lejos se acerca a ser el equipo aguerrido de la pasada campaña. Pozo y Fede San Emeterio debutaron con la camiseta del Granada y dejaron claro que más pronto que tarde entrarán en el equipo titular.

La principal novedad es que no había novedades en el once inicial. Diego Martínez repetía la misma alineación que utilizó ante el CD Lugo el pasado domingo, con el obligado cambio de Rodri, lesionado, por Adrián Ramos, que volvía al equipo titular. Y de qué forma volvió. Los fichajes, especialmente Fede San Emeterio y Alex Pozo, aún sin debutar, esperaron su oportunidad desde el banco. Salió a morder el Granada desde el primer momento, con mucha actividad por ambas bandas. Desde ahí nacieron las mejores oportunidades del equipo nazarí, en concreto, la que le valió para hacer el primer gol del partido a los cinco minutos. Vadillo asistió entre líneas a Adrián Ramos, que definió en el uno contra uno ante Rubén, aunque el esférico entró algo mordido. La sociedad del gaditano con el ‘cafetero’ estaba saliendo a la perfección porque Ramos tuvo hasta dos ocasiones más que pudieron aumentar la ventaja en el marcador. Primero con un disparo desde fuera del área, y, después, con un cabezazo – asistido por Álex desde la izquierda – que salió rozando la portería.

Mantuvo la presión durante el primer tramo del choque el equipo dirigido por Diego Martínez, que impedía de forma clara a los de Arrasate llegar al área de Rui Silva. Sólo un disparo, que se fue alto, de Clerc de falta directa, junto a una internada de Iñigo Pérez que acabando chutando alto, fueron las oportunidades más claras de Osasuna durante la primera mitad. Cierto es que, conforme avanzaron los minutos, los rojillos lograban entrar en el partido, con mayor posesión que al inicio y más comodidad en el centro del campo, pero la ligera mejora tan sólo duró diez minutos escasos. El Granada acabó teniendo un par de oportunidades más, gracias a un Vadillo que lideró el ataque de los rojiblancos. El público aplaudió a los suyos al finalizar el primer tiempo tras realizar una primera parte, especialmente media hora, de buen juego, con un ritmo alto y ocasiones, mucho mejor que lo visto el domingo pasado ante el equipo gallego.

▷ Leer  Granada 2-0 Andorra: La dupla Uzuni-Callejón da la victoria en Los Cármenes

El segundo acto, empezó con una sensación diferente a la vista durante el primer tiempo. El Osasuna adelantó las líneas y metía al Granada en su área. Diego Martínez tardó exactamente siete y doce minutos en hacer los primeros dos cambios. Fede Vico y Alberto Martín eran sustituidos y entraban en su lugar, Pozo y Fede San Emeterio, que debutaban como rojiblancos. El extremo sevillano se situaba como extremo derecho, desplazando a Puertas hacia la mediapunta. Precisamente el jugador cedido por el Sevilla iba a desmotrar su capacidad para romper partidos gracias a su electricidad y descaro. El Granada cambió la dinámica del choque gracias a Pozo, y de esa manera llegó la acción que marcó el partido. La defensa rojilla cometió penalty sobre Vadillo y él mismo fue el encargado de anotarlo (61′) y dar algo de tranquilidad para los nazaríes. Aunque todo hacía pensar que el segundo gol, activaría a Osasuna, su reacción, duró pocos minutos, porque de nuevo el Granada dormiría el partido y bajó la intensidad del mismo. Más aún cuando Diego Martínez decidió retirar del verde a Vadillo, ovacionado por el respetable, y dar entrada a Nico Aguirre, ganando músculo y presencia en el centro del campo. Poco más pasó tras ese último cambió que llegó a diez del final. El árbitro decretaba el final del partido y los aplausos llenaron el feudo del Zaidín. El Granada fue justo ganador, que desde el primer minuto dejaban clara su intención de sumar la primera victoria. Presión alta, internadas peligrosas por la banda, y buen posicionamiento defensivo. Como ante el Lugo, pero en una versión mejorada, respetada por el físico. La siguiente parada, Extremadura.

FICHA TÉCNICA

Granada: Rui Silva; Quini, Víctor Díaz, Germán, Álex Martínez; Alberto Martín (Fede San Emeterio, 57′), Montoro; Puertas, Vadillo (Nico Aguirre, 80′), Fede Vico (Pozo, 50′) y Adrián Ramos.

Osasuna: Rubén Martínez; Nacho Vidal, Unai García, Oier, Clerc; Imanol (Lillo, 70′), Iñigo Pérez, Juan Villar, Roberto Torres (Brandom, 60′); Rubén García y Xisco (David, 77′).

Goles: 1-0, Adrián Ramos (5′). 2-0, Vadillo, penalty (61′).

 

Foto: LaLiga