Los nazaríes consiguen el triunfo por la mínima frente al Mallorca en el Nuevo Los Cármenes tras un golazo de Álex Pozo que culminó una jugada de quilates del plantel rojiblanco. Los bermellones amenazaron el arco de Rui Silva y pudieron merecer más en el marcador final. El Granada se sitúa en la segunda plaza con 20 puntos en el casillero tras nueve jornadas desarrolladas  

Llegó la primera noche de la temporada donde la bufanda se convertía en un objeto imprescindible para animar y abrigarse frente al frío registrado en la ciudad de la Alhambra.  El prólogo del choque fue emotivo y especial por el respetuoso minuto de silencio en honor a las víctimas de las trágicas riadas sufridas en la isla de Mallorca con un bonito mensaje de la grada de animación del Granada hacía el pueblo de Sant Llorenç. Un homenaje impactante por el rival de calado que había delante, el propio club mallorquinista, que intentaría asaltar el Nuevo Los Cármenes para cambiar las lágrimas por sonrisas durante unos minutos en esta fatídica semana en territorio balear. Un aliciente más allá de lo deportivo para los bermellones. El partido arrancó con el primer susto del Mallorca; Dani Rodríguez se plantó  frente a Rui Silva que taponó el cuero, una demostración de intenciones de un club que viajaba a Granada para «ganar» como matizó Vicente Moreno. El primer cuarto de hora tuvo color balear, los bermellones estuvieron comandados por Salva Sevilla y Dani Rodríguez, que pudo abrir la lata con un cabezazo y un remate lejano de Abdon Prats. El Granada respondió con una ‘peinada’ de Adrián Ramos, que no encontró puerta, una acción que ayudó a los locales a espabilarse del aturdimiento inicial y comenzar a engrasar la máquina como el día del Rayo Majadahonda. Los nazaríes se fueron reencontrando con su fútbol hasta controlar el encuentro e ir cuajando la llegada del primer tanto y único de la noche, el Granada empezaba a conectar entre líneas para aprovechar la movilidad de la segunda línea. Hasta que Puertas, Vadillo y Pozo trenzaron una jugada de élite para confeccionar una auténtica obra de arte. Puertas salió de la presión rival con una maniobra fantástica que dejó boquiabierta a la grada del Nuevo Los Cármenes, el gaditano agarró la bola en la central, encaró a la zaga balear y dejó una asistencia de tacón a lo ‘Guti’ y finalmente Pozo, desde fuera del área, colocó la rosca necesaria para alejarla de Reina y repetir lo que hizo en Extremadura. Los granadinistas controlaron el tramo final de la primera función aunque el Mallorca no se desmoronó y pudo empatar el choque si Dani Rodríguez y Abdon Prats hubiesen estado acertados en dos errores defensivos de la defensa andaluza. Finalmente, el partido llegó a su ecuador con victoria momentánea del Granada bajo un patrón de partido que auguraba la excesiva igualdad que se pudo apreciar en el segundo acto.

Arrancó la segunda mitad con un equipo local dominador, intentando evitar sustos innecesarios durante los últimos cuarenta y cinco minutos como lo sucedido en Reus. Los chicos de Martínez lo intentaron por ambas bandas aunque no encontraron un remate certero. Adrián Ramos realizó una maniobra sensacional dentro del área tras bajarla con el pecho y desorientar a los rivales pero el disparó se fue alto del arco de Reina. El Mallorca conseguía rearmarse por la necesidad del electrónico y los granadinos esperaban conectar una arriba para certificar el triunfo pero el cuadro de Vicente Moreno estaba bien plantado sobre el verde granadino y no concedía facilidades. Los últimos veinte minutos se caracterizaron por la intriga y la incertidumbre del marcador bajo un clima de arropo sobre la plantilla filipina. Diego quitó a Vadillo, que no tuvo continuidad, e introdujo a Fede Vico para volver a recuperar la posesión del balón que estaba siendo monopolizada por Salva Sevilla, omnipresente en la medular mallorquina. El Granada luchaba contra su propio destino, el que tantas veces le amargó la fiesta en los momentos finales. Los isleños empujados por el cronómetro merodearon con peligro el área de Rui Silva aunque el meta portugués volvió a recuperar la seguridad que le había acompañado en fechas previas al duelo de Reus. El desequilibrio llegaba a través de las botas de Álex Pozo que volvía a erigirse como el mejor futbolista del Granada, por segunda semana consecutiva. El Nuevo Los Cármenes se puso en pie para despedir a la joya sevillana. Había sido el fin de semana de la explosión de jugadores como Carlos Fernández, Juan Muñoz, Yan Eteki y faltaba por sumarse Pozo, junto a Fede San Emeterio, como exponentes de la cantera del Sevilla y ‘mirlos’ del propio Diego Martínez.

Quini entró en el puesto de Pozo, un cambio diseñado para amarrar tres puntos sufridos frente a un gran Mallorca, que no le perdió la cara al encuentro pero le faltó precisión para arañar algún punto, que hubiese sido justo, de la ciudad granadina. Si algo demostró el Granada durante los minutos finales fue la calma necesaria para saber sufrir bajo las intentonas de un duro rival, una situación que difícilmente hubiese aguantado en épocas anteriores y donde la dinámica del club rojiblanco pesa favorablemente. Un triunfo más para el «zurrón» como diría Diego Martínez; tres puntos que vendrán bien cuando las cosas no vengan de cara. 20 unidades en la casillero, que sirven como colchón, es una cifra impresionante analizando las alturas del campeonato en el momento que nos encontramos antes de la complicadísima visita a Santo Domingo. Los granadinos siguen la estela casi inalcanzable para los mortales del Málaga Club de Fútbol y abren una brecha de siete puntos con el séptimo clasificado. Un Granada que ha conseguido más de un tercio del objetivo de la franja de los cincuenta. Este Granada madura como equipo desde los puestos privilegiados de la Liga 1|2|3.

▷ Leer  Un misil de Kenedy dispara al Granada CF (2-2)

FICHA TÉCNICA

Granada Club de Fútbol: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, José Antonio, Álex Martínez; Fede San Emeterio, Montoro; Vadillo (Fede Vico), Puertas, Pozo (Quini); Adrián Ramos (Rodri).

Real Club Deportivo Mallorca: Reina; Fran Gámez, Valjent, Raillo, Salva Ruíz; Dani Rodríguez (De Groot), Salva Sevilla, Pedraza (Baba); Aridai (Giner), Lago Junior y Prats.

El colegiado amonestó a los locales Víctor Díaz y Puertas y a los visitantes Reina, De Groot, Gámez y Salva Sevilla.

Incidencias: Partido correspondiente a la 9ª jornada del campeonato liguero celebrado en el Nuevo Los Cármenes. Se realizó un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de las riadas producidas en el este de la isla de Mallorca.

Foto: La Liga