El conjunto granadino venció este pasado sábado al Oviedo gracias al gol de Adrián Ramos, en un partido especial para la historia del Granada

Un triunfo que vale su peso en oro el conseguido por el Granada ante el conjunto asturiano en la tarde de este sábado. La magnífica definición de Adrián Ramos valió para que el conjunto nazarí se llevara la victoria tras un partido muy duro, ante un rival que peleó hasta el final por llevarse el triunfo. Sin embargo, la balanza se decantó para el lado local, precisamente en un encuentro que quedará marcado para la historia.

Lograr la victoria en el partido número 1000 en Segunda División ante la afición rojiblanca y que sirve para prolongar el liderato una jornada más es ya una de las mejores efemérides que tiene el Granada en su libro de historia. Además, esos 37 puntos equivalen a una de las mejores puntuaciones en la jornada 18 del campeonato liguero, diez puntos más que, por ejemplo, el año del ascenso a Primera División en la campaña 2010-11.