Tras la llegada de Bernardo Cruz, el Granada CF espera cerrar su mercado invernal con la cesión de Dani Ojeda

El Granada CF prosigue este viernes, en Cádiz, su periplo por la Segunda División con el único objetivo de sumar otros tres puntos que le permitan continuar en lo más alto de la clasificación. Sin embargo, la atención de gran parte de los aficionados rojiblancos se centra ahora en la ventana de fichajes invernal, un bazar en el que el conjunto nazarí ya ha adquirido un central y del que espera obtener, al menos, una pieza más.

Bernardo Cruz se convirtió este miércoles en el primero de los dos fichajes que espera acometer el club granadino, cuya situación económica tampoco le permite aspirar a mucho más. El central cordobés se ha incorporado a la entidad rojiblanca para disputar lo que queda de este curso y otras dos temporadas más, después de que el Granada y el Lugo cerrasen el pasado martes por la noche una operación de la que aún no han trascendido cifras.

El siguiente movimiento será, a priori, un refuerzo para la parcela más decisiva del esquema de Diego Martínez. Dani Ojeda, salvo sorpresa, aterrizará en Los Cármenes en busca de los minutos de los que no ha gozado en Butarque. El extremo canario, según ha podido conocer este medio, se encuentra ilusionado por demostrar su valía en un aspirante al ascenso como el Granada y, aunque aún baraja una segunda opción, todo hace indicar que vestirá la elástica rojiblanca horizontal hasta el final de esta temporada.

Una tercera llegada se antoja altamente improbable, pese a que Montoro continúe sin un recambio natural en la plantilla -hasta que Fran Rico se recupere, al menos- y a que otros nombres se hayan relacionado con el club rojiblanco. Uno de estos fue el de Borja Lasso, por el que el Granada mostró un fuerte interés que, sin embargo, fue declinado a la espera de encontrar un hueco en Primera. No lo hizo y ahora parece encaminarse hacia Tenerife.

SOLUCIONES

Las dos incorporaciones del conjunto rojiblanco, de producirse finalmente la de Dani Ojeda, servirán para solventar posibles problemas de cara a una segunda vuelta determinante para los de Diego Martínez. Por un lado, con Bernardo en plantilla, el técnico vigués cuenta ya con un tercer central de su confianza, pues Pablo Vázquez, al que se le busca una salida, ni siquiera ha llegado a debutar en Liga.

En segundo lugar, el buen rendimiento de Pozo le sitúa como uno de los posibles seleccionados de Luis de La Fuente para el Campeonato de Europa Sub21, que coincidiría con un hipotético playoff. Su baja sería paliada por Dani Ojeda que, en cualquier caso, ofrecería una alternativa de garantías para una línea de tres que actualmente cuenta con solo cuatro efectivos, ya que Juancho tiene ficha en el filial.