El conjunto rojiblanco no ha podido pasar del empate a cero tras jugar 52 minutos con un hombre menos

Nadie dijo que la defensa del liderato fuese fácil, ni siquiera cuando la plaza estaba ya asegurada antes de que el balón echase a rodar. En esta guerra de 42 jornadas, si no más, cada punto vale oro, tanto si buscas la gloria de la Primera División como si huyes del infierno de la Segunda B. Lo saben bien el Granada CF y el Extremadura UD, que este domingo han firmado las tablas tras un encuentro sin goles marcado por la temprana expulsión de Fede San Emeterio.

La tranquilidad que aportaba el empate entre Málaga y Deportivo presentó un escenario idóneo para que la parroquia rojiblanca, que no acostumbra últimamente a disfrutar del fútbol en fin de semana, pudiese vivir un choque apacible en Los Cármenes. Sin embargo, el conjunto del Almendralejo pretendía perturbar esta calma, asaltar la casa del tercer mejor local de la categoría y acercarse al corte de la permanencia.

Sin Enric Gallego, que ya viste la elástica del Huesca, ni José Antonio Reyes, su más reciente incorporación, los de José Antonio Rodríguez trataron de atenazar desde el comienzo del partido al Granada CF, que acusó la baja de Montoro. Alberto Martín fue su sustituto sobre el verde, aunque la clarividencia del valenciano es irreemplazable en el cuadro rojiblanco.

Pese a ello, fueron los pupilos de Diego Martínez los que, tras uno minutos de chequeo, se asentaron como dominadores del encuentro. Ante la falta de fluidez en sus combinaciones, el conjunto rojiblanco trató de dinamitar a su rival por los extremos, donde Vadillo y Pozo aparecieron dispuestos a brillar. El gaditano volvió a ser el principal canalizador de los ataques nazaríes, mientras que el hervense, que regresó al once en detrimento de un Puertas desaparecido hace semanas, recuperó la chispa.

Ambos fueron los protagonistas de las principales acciones ofensivas del encuentro, aunque ninguno encontró la fortuna del gol. El primero en intentarlo fue Pozo, que mandó el balón a las nubes tras controlar magníficamente un buen envío de Fede Vico. Más tarde, Vadillo sorprendió a Casto en un lanzamiento de falta que, tras superar al guardameta, se encontró con el larguero.

También Pozo fue el protagonista de una de las dos acciones polémicas del encuentro. En una de sus galopadas, se zafó por velocidad de Aitor, que le derribó claramente dentro del área. No lo apreció así Díaz de Mera, que sí que vio, en cambio, cómo San Emeterio golpeaba la cara de Fausto Tienza. Al colegiado no le tembló el pulso y le enseñó el camino de los vestuarios en el minuto 38, acelerando el ritmo de las pulsaciones en la grada.

▷ Leer  El Granada vuelve a los entrenamientos tras el aislamiento preventivo

Con un hombre menos, el guion no cambió en exceso, al menos no hasta el comienzo del segundo tiempo. Diego Martínez cambió el dibujo tras el paso por los vestuarios, situando tres centrales en la retaguardia con Quini y Pozo en los carriles. Fede Vico retrasó su posición, aunque fue pronto sustituido por Nico Aguirre, mientras que Vadillo formó pareja atacante con Ramos.

El gaditano fue sacrificado para que Dani Ojeda vistiese por primera vez la elástica nazarí, aunque su entrada no evitó la progresiva dilución ofensiva nazarí en una segunda parte tediosa. La poca fluidez provocada por la falta de Montoro se convirtió en atasco sin San Emeterio, lo que unido a las carencias visitantes en la faceta constructiva terminó de espesar un choque del que se pudo intuir el resultado mucho antes de los tres pitidos finales. El cuadro extremeño no quiso hurgar en las heridas de los locales, más allá de un desviado disparo de Fausto Tienza desde el centro del campo, y los rojiblancos, lastrados también por la lesión de Pozo, acabaron dando por bueno el punto.

No hubo excelencia, como en otras fechas. Sí que hubo, como siempre, trabajo y sacrificio. En cualquier caso, el Granada de Diego Martínez continúa avanzando, pasito a pasito, en su hasta ahora inmejorable camino por la que los expertos califican como la Segunda División más competitiva de la historia. Ahora piensan en su viaje a Pamplona, donde buscarán defender su primer puesto sin “el cemento” del equipo, pero con un zurrón cargado ya con 44 puntos y que empieza a agotar el tan exprimido argumento de los 50.

Ficha técnica:

Granada CF: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, José Antonio Martínez, Quini; Alberto Martín, Fede San Emeterio; Pozo (Puertas 68’), Fede Vico (Nico Aguirre 57’), Vadillo (Ojeda 66’); y Adrián Ramos.

Extremadura UD: Casto; Aitor, Pardo, Fausto Tienza, Pomares; Gio Zarfino, Kike Márquez, Borja Grandero; Nando (Diego Capel 67’), Olabe (Javi Álamo 88’) y Chuli (Willy 79’).

Árbitro: Díaz de Mera. Amonestó a los locales Vadillo, Adrián Ramos y Dani Ojeda, así como al visitante Kike Márquez. Expulsó al local Fede San Emeterio.Incidencias: Encuentro correspondiente a la 23ª jornada de La Liga 1|2|3 disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes ante 11.391 espectadores.