El Granada consiguió una victoria ante el Córdoba, en el estadio cordobesista, por idéntico resultado y remontando el encuentro, exactamente igual que pasó hace casi 365 días antes.

El destino ha querido que un año después el Granada vuelva a encontrarse consigo mismo. La pasada temporada, el Granada de José Luis Oltra visitaba al Córdoba en El Arcángel el 18 de febrero. Los locales se adelantaron justo al filo de la primera mitad con gol de Alfaro. Sin embargo, en el segundo acto, casi al final del choque, Machís y Kunde dieron la vuelta al electrónico, situando al Granada como cuarto clasificado de la Liga 123 con 46 puntos. Ese triunfo cortaba una mala racha lejos de los Cármenes que les daría cierto impulso que desperdiciaron jornadas después.

Ahora, un año más tarde, pero tres días antes, el 15 de febrero, el Granada de Diego Martínez también visito al Córdoba y como ya se sabe, venció por 1-2, remontando el partido, gracias a los goles de Loudeiro en propia portería y Fede Vico. Una victoria que sitúa al Granada en quinta plaza con 47 puntos, uno más que la campaña anterior. De nuevo, la victoria ha llenado de moral e ilusión a la parroquia granadinista, porque corta una pequeña crisis de resultados, y especialmente de sensaciones, tras haber caído durante dos jornadas consecutivas.

El destino es caprichoso y ganar en el estadio del Córdoba de la misma forma y resultado que hace justo un año les indica algo a los nazaríes: aprender de los errores del pasado que evitaron que el Granada pudiera luchar por el ascenso de categoría. De momento, la lección de “partido a partido” la tienen superada, porque a pesar de haber alcanzado la permanencia, nada ni nadie dentro del club, se desvían del camino de la prudencia.