El filial rojiblanco se sitúa a solo un punto del descenso tras encadenar diez jornadas consecutivas sin ganar

El Club Recreativo Granada mantiene encendidas todas las alarmas en la entidad rojiblanca. El filial rojiblanco, tras caer en casa ante el Sevilla Atlético, se encuentra en una posición crítica que le acerca a Tercera División. Un punto separa del descenso a los de Pedro Morilla, que se encuentran plenamente inmersos en una espiral de resultados negativos y no da señas de reacción.

Precisamente, fue en su último duelo cuando el equipo rojiblanco rozó el desastre. El filial sevillista se quedó con tres jugadores menos a falta de 20 minutos para el final del partido, con empate a uno en el marcador, y, sin embargo, se llevó los tres puntos de la Ciudad Deportiva. Así, el cuadro granadino encadenó su décimo encuentro consecutivo sin ganar.

Los tres empates consecutivos, cosechados ante el Almería B, el Atlético Malagueño y el Melilla, parecían frenar el desliz de los nazaríes, pero fue solo un espejismo. Ante el filial sevillista volvió a sumergirse en el mar de dudas e incertidumbre que le rodea desde el pasado nueve de diciembre, fecha del último triunfo del segundo equipo del Granada CF.

En este tiempo, los de Pedro Morilla han recogido el balón del fondo de la red hasta en 13 ocasiones, una cifra que se traduce en solo dos porterías a cero desde que, ante el Linense, los rojiblancos comenzaron su caída libre. Por el contrario, la sequía de la parcela ofensiva del Recreativo Granada deja un dato alarmante. El filial solo ha sido capaz de marcar tres goles en los últimos diez partidos, cerrando siete de estos encuentros sin ver puerta.

▷ Leer  El Gobierno prohibirá la publicidad de casas de apuestas en las camisetas

MORILLA, EN EL PUNTO DE MIRA

En esta situación, todas las miradas se han desviado hacia el banquillo. Pedro Morilla se ha convertido en el centro de todas las críticas de los aficionados rojiblancos, que aún recuerdan el mal rendimiento del técnico sevillano al frente del primer equipo durante la pasada campaña. En redes sociales, han expresado su descontento con el entrenador del filial y piden su destitución.

El club, por su parte, aún no se ha pronunciado al respecto, aunque lo cierto es que los próximos resultados podrían reforzar esta alternativa. En tal caso, la primera opción que aparece sobre el papel, sin dejar de ser aún una simple posibilidad, es la de Rubén Torrecilla. El que fuese jugador del Granada CF está cuajando una gran temporada al frente del juvenil División de Honor y su ‘ascenso’ no sería un movimiento nuevo en la entidad, pues ya el curso pasado Rafilla Morales se encargó de dirigir al filial cuando Morilla tomó las riendas del primer equipo.