Tras tres encuentros sin ganar, y con pocas oportunidades, los fichajes del mercado de invierno piden paso, especialmente Ojeda y Azeez

El rendimiento del Granada CF sigue siendo notable pese a caer derrotado en las dos últimas jornadas. Los infortunios parecen haberse instalado, tras bastantes meses de buena cosecha. Aparecen lesiones donde antes no las había, errores individuales que antes no se apreciaban y cierta inactividad en la parte ofensiva, cuando hace unas semanas el bagaje era de hasta dos goles por encuentro.

Una vez finalizado el mercado invernal, se ponía la esperanza en un joven nigeriano, que ante las bajas de Fede San Emeterio y Montoro en Pamplona, hacía indicar que podía debutar de titular ante los rojillos, pero que Diego Martínez decidió no darle minutos, posiblemente porque llevaba pocos días en el club. Sin embargo, Azeez llegaba del Lugo con ritmo de competición en sus piernas, habiendo jugado los últimos siete choques los 90 minutos. Ahora parece que no está encontrando el hueco que muchos imaginaban a su llegada. Su fichaje invitaba también al preparador gallego a reinventarse, y modificar el sistema, para incluir al centrocampista junto a Fede y Montoro. Nada más lejos de la realidad, lo que ha provocado es que se haya quedado sin jugar ante Osasuna y Deportivo.

Diferente es el caso de Ojeda, pero también contiene similitudes al caso de Azeez. Su llegada está sirviendo para que Diego Martínez tenga la posibilidad de tener un jugador más de ataque en las rotaciones, que pueda utilizarlo o bien en el once titular, o bien de refresco. En este segundo caso está Dani Ojeda, porque sus minutos están resultando escasos. 25 minutos ante el Extremadura, 34 ante el Osasuna y 12 ante el Deportivo. 71 minutos de 360 posibles, porque ante el Elche, antes de estos tres compromisos, aguardó su oportunidad en el banquillo.

Ante la situación del Granada, donde parece haber bajado el rendimiento de inicio de temporada, Ojeda y Azeez piden paso. Su entrada en el once titular no significaría desterrar a sus compañeros más veteranos en el campo de batalla, pero darían una savia nueva al equipo, que carece de frescura y de ideas que bien podrían incluirlas los fichajes invernales. Ante el Córdoba, podrían tener una oportunidad. A Montoro no se le vio totalmente cómodo por sus dolores en el hombro, y en la parte ofensiva únicamente Fede Vico parece estar por la labor de callar a aquellos que aprovechan para lamentar la situación del Granada.