La lesión de Quini, que aún permanece “pendiente de evolución”, podría llevar al lateral izquierdo a la titularidad ante el Zaragoza

Adri Castellano podría disfrutar este domingo de su segunda titularidad en Liga con el Granada. El club rojiblanco informó ayer de que Quini, que tuvo que retirarse del choque ante el Rayo Majadahonda, sufre un esguince en el tobillo derecho que le mantiene aún “pendiente de evolución”, lo que abre las puertas del ‘once’ al que fuese jugador del filial.

Con Álex Martínez lesionado desde el mes de diciembre, Castellano se sitúa como la única opción de la plantilla para ocupar el lateral izquierdo, una posición a la que Quini se había adaptado a la perfección pero que está siendo torpedeada por las vicisitudes de la competición. La acumulación de cartulinas amarillas impidió al ex del Rayo vestirse de corto en Córdoba, mientras que el pasado domingo, cuando recuperó la titularidad, la dolencia que ahora pone en riesgo su participación le impidió disputar más de 33 minutos.

En ambas ocasiones, fue Adri Castellano el encargado de ocupar su lugar, y cumplió. La actuación del lateral zurdo permitió que los aficionados no echasen en falta a Quini, en sus dos únicos encuentros ligueros disputados con la elástica nazarí, a diferencia de lo sucedido en Copa del Rey.

En el único encuentro que han jugado los de Diego Martínez en dicha competición, Castellano disfrutó de sus primeros minutos oficiales en el primer equipo, aunque el choque no fue como a él le hubiera gustado.  Tras sorprender en una internada y disparar al travesaño, fue expulsado al realizar una entrada a destiempo que le hizo ver su segunda cartulina amarilla a los 37 minutos de encuentro.

Pasó entonces a vivir en el ostracismo, una situación también propiciada por sus problemas físicos, hasta el viaje a Córdoba. El domingo, salvo que Quini se recupere en los tres días que restan antes del encuentro, o que el técnico rojiblanco decida dar la oportunidad al recreativista Carlos Neva, saldrá de inicio en el que sería, además, su primer partido en Los Cármenes.