El centrocampista del Granada es un pilar básico para Diego Martínez, tanto en el aspecto ofensivo, como en el defensivo, algo que provoca que sea uno de los más amonestados de la competición

Ángel Montoro se ha convertido en alguien básico para el Granada esta temporada. Su gran rendimiento está provocando que los rojiblancos dominen muchas facetas que en temporadas atrás eran la asignatura pendiente. Montoro ejerce varios roles, no sólo a la hora de la creación del juego y la presión junto a Fede San Emeterio, sino también en abarcar todo el espacio posible. Su presencia en el centro del campo es tal que se carga de amarillas y en 29 jornadas lleva dos más que en el curso anterior (10).

Con la tarjeta que vio ante el Zaragoza son ya trece las veces que un colegiado se ha dirigido esta temporada al centrocampista para enseñarle la cartulina amarilla, quedándose en dos ocasiones sin poder jugar por acumulación de éstas. En esta tabla clasificatoria se encuentra en cuarto lugar, empatado con Esteban Burgos (Alcorcón) y Gonzalo Verdú (Elche) y a tan sólo una de los tres líderes en este apartado: Eddy Silvestre (Alcorcón), Manuel Sánchez (Elche) y Yan Eteki (Almería).

Cinco jugadores, mantienen el riesgo de suspensión

Respecto al resto de jugadores, ante el Zaragoza no vieron cartulina los que estaban apercibidos, por lo que podrán jugar, si Diego Martínez lo estima necesario, ante el Almería en el Estadio de Los Juegos Mediterráneos. Todos ellos tienen cuatro amarillas: Víctor Díaz, Germán, Fede Vico, Fede San Emeterio y Rodri.