El técnico del Granada CF comenta la situación de su equipo y analiza el próximo encuentro ante UD Las Palmas (Dom 24/03 20h)

El Granada CF recibe el próximo domingo 24 de marzo (20h) al UD Las Palmas en el estadio de Los Cármenes. La situación no es la más favorable para los pupilos de Diego Martínez debido a que algunos de sus jugadores no están en su mejor forma física y otros fueron sancionados en su último choque ante el Almería. «Bajas seguras son las de Víctor y Fede, luego las horas, minutos y segundos hasta el partido serán determinantes para disponer del mayor número de jugadores posible», ha asegurado el técnico del Granada CF en una rueda de prensa celebrada esta mañana en la Ciudad Deportiva GCF,

La UD Las Palmas llega al encuentro tras caer ante el RCD Mallorca (2-1) y ocupar la 12ª posición en la general con 41 puntos. Pese a ello, Martínez se muestra cauto y asegura que «es un partido ante un rival con un nivel técnico muy alto. Una plantilla fortísima. Como tengamos un error o se encuentren cómodos en el juego ya hemos visto… el primer equipo que ha ganado en La Coruña».

La situación de ambos equipos es diferente y mientras el equipo de Pepe Mel tratará de ampliar distancias sobre la zona de descenso, los rojiblancos buscarán el liderato, que se encuentra a 3 puntos en posesión del Osasuna (60 puntos). «Para ellos el partido tiene tintes de definitivo. Pase lo que pase, son un equipo con potencial y fortaleza para alcanzar sus objetivos», comenta Martínez.

▷ Leer  La UEFA anuncia el protocolo COVID para la próxima temporada

Sobre las claves del partido comenta que «los dos querremos tener el balón, contraatacamos bien, tenemos argumentos a balón parado, oficio… Ingredientes de un gran partido». Esta será otra de las ocasiones en las que el público será muy importante para motivar a los locales y ofrecer su mejor versión. «Saldremos a competir. Necesitaremos a nuestra afición. Quedan doce jornadas y necesitamos que nuestra afición este al máximo», añade.

Para Diego Martínez lo más importante es «reinventarse e intentar hacer muy bien lo que normalmente haces bien y mejorar aquellas debilidades que tienes» y concluye haciendo hincapié en que «hay que vivir el presente, competir y no perder la identidad».