El técnico elogió la gran sintonía entre el equipo y la afición y volvió a evitar cualquier palabra sobre ascenso y las posibles cuentas.

En primer lugar, el técnico del Granada quiso valorar el encuentro con estas palabras: «Ha sido un muy buen partido. En este final de temporada donde todo cuesta más porque todos nos jugamos mucho, jugar con confianza, fluidez y alegría es lo más dificil. Ese gol pronto nos ha dado más confianza, pero hemos tenido ritmo, intensidad, ha mirado a portería constantemente, ha defendido muy fuerte. En la segunda parte hemos ido a por el tercero, aunque quizá lo único que podemos achacar al equipo es que no haya llegado. El equipo ha estado sobresaliente y estoy muy orgulloso tanto de ellos como de la afición, que han creado un ambiente extraordinario y nos han ayudado a ganar»

Respecto a la afición, y su manera de animar todo el partido, Diego expresó lo siguiente: «Tengo un agradecimiento brutal. Desde el recibimiento han estado con el equipo, también en todos los momentos de dificultad. Incluso con la incertidumbre del 2-1, el público ha empujado muchísimo. Que lo saboren y sean felices. Nosotros desde mañana a preparar desde la humildad, la ambición y la concentración el siguiente partido. La conexión con la grada es única y es un momento especial»

Por otro lado, Rodri Ríos volvió a marcar por segundo partido consecutivo en Los Cármenes, y parece, que, en el momento clave, los delanteros empiezan a marcar goles decisivos. Sobre eso Diego Martínez ha señalado lo siguiente: «Me da igual quién juegue. Un día le tocará a uno y otro a otros. Los que se quedan fuera han vuelto a tener un comportamiento extraordinario y han estado con el equipo. Rodri ha metido en los dos últimos partidos en casa, Ramos ese penalti en Lugo. Este equipo sólo se entiende en lo colectivo. Lo importante no es el número o el nombre en la camiseta, sino como representamos el escudo. Me da igual quién juegue. Todos compiten y todos se lo merecen. Ahora están acertados y eso es lo que queremos todos».

«Ha sido una primera parte muy buena. Les decía que quedaban 45 minutos más descuento» – decía Martínez respondiendo a una pregunta sobre la charla que les ha dado a los jugadores en el descanso – «y que el Tenerife ha remontado a Osasuna, ha empatado al Albacete y al Mallorca tras ir por detrás. Tienen calidad, casta y personalidad, había que ir a por el tercero. El fútbol nos enseña mucho a todos. La única realidad es pensar en el presente. Hemos sumado tres puntos, tenemos 71 y nos los hemos ganado a pulso. Pero hay que olvidarse, porque cada semana cuesta un mundo ganar. Hoy hemos sido mucho mejores y nos ha costado. Por eso me siento orgulloso de cómo ha gestionado el equipo estos últimos minutos, esa fuerza mental. Querer hacer lo que debes hacer es lo más difícil».

Por último, evitó, como viene siendo costumbre en él, en hablar de un hipotético ascenso: «Hasta la última jornada no miraremos la clasificación. Las cuentas son un cuento. Lo único que importa es competir el partido del lunes, que va a ser precioso, ilusionante y motivante. Ante un gran rival y con el campo lleno a su favor, otro reto más para nosotros. El aficionado que disfrute, que salga de marcha hoy y no se acueste si quiere. Pero que el lunes se dejen la piel como lo han hecho hoy. Ver el campo así, teñido de rojo con las bufandas y las camisetas, da mucha fuerza», finalizó.