El Granada venció al Tenerife con absoluta rotundidad pese a lo que muestra el marcador final. Los de Martinez gozaron de numerosas ocasiones que no culminaron y terminaron pidiendo la hora ante un estadio entregado a su equipo

Se empiezan a terminar los calificativos positivos para este Granada que camina con paso firme hacia el ascenso de categoría. El ajustado marcador final no refleja la superioridad que ha demostrado el equipo de Diego Martínez durante prácticamente 80 minutos de partido. La presión, la intensidad y las transiciones rápidas de los rojiblancos han superado a un Tenerife que metió el miedo en el cuerpo a los locales, recortando distancias en la recta final. La parroquia de Los Cármenes, satisfecha con su equipo, se marchó haciendo las típicas cuentas para saber cuánto faltaría para un hipotético ascenso. De momento, la primera bola de partido, queda en casa.

La comunión plantilla – afición queda reflejada en cada encuentro de local del Granada, y ante el conjunto tinerfeño no sería menos. El ambiente era propicio para que los tres puntos no se marcharan para las islas, y con una de las mejores entradas de la temporada, el público de Los Cármenes llevó en volandas al equipo para que marcara el primer gol del partido. Y fue así como el Granada le respondió con un inicio vibrante, de otra categoría. Numerosas llegadas, especialmente por la banda derecha de Álvaro Vadillo presagiaban que el primer gol estaba cerca. Así fue. Un balón robado en el centro del campo por Montoro, que cedió a Fede Vico y éste, asistió a Rodri para que en el mano a mano no perdonara ante Dani Hernández.

El Granada no dejaría de intentarlo tras el gol inicial, y aún llegaron más y más ocasiones. Puertas, Montoro, Vadillo…todos ellos tuvieron alguna oportunidad para incrementar el marcador. La presión asfixiante que ejercían los de Martínez, provocaba que el Tenerife perdiera el esférico en el centro del campo, facilitando transiciones ofensivas a un Granada que se gustaba en esa fase. Pero el segundo tanto para los locales llegó de una manera diferente, a balón parado. Tras un saque de esquina, Martínez asistió de cabeza a Fede San Emeterió, y el centrocampista, con su natural sangre fría, batió a Dani Hdez, subiendo el segundo al electrónico. Los nazaríes jugaban a placer, sabiendo su potencial y su enorme momento de forma. Por momentos, el equipo parecía el del inicio de Liga, el del encuentro ante el Córdoba que pudo acabar en una goleada sonrojante. Con el 2-0 a favor se llegó al tiempo de descanso.

Ya en la segunda parte, aunque la intensidad fue menor por parte del Granada, pero pudieron llegar más goles, si los granadinistas hubieran estado más acertados. Puertas, de cabeza, estrelló un balón en el larguero, cuando apenas se llevaban diez minutos disputados. Los rojiblancos seguirían intentándolo, llevando el peso del partido en todo momento. Sin embargo, el físico no aguantaría hasta la recta final, cuando el Tenerife, se metió en el partido, y pudo fastidiar una fiesta que se había teñido durante dos horas de rojiblanco. En el minuto 82, Malbasic recibía un balón dentro del área y fusiló a Rui Silva, que no pudo hacer nada para evitar el gol.

A la parroquía del Zaidín ya se le pasaban los peores pensamientos por la cabeza, pero volvió a tirar del carro, mediante sus cánticos y mensajes de ánimo, para que el Granada aguantara el arreón final. Pese a unos tímidos acercamientos del Tenerife en los minutos finales, los rojiblancos pudieron aguantar y llevarse el triunfo. Merecido, pero sufriendo. Al más puro estilo granadino. El primer ‘match-ball’ está salvado. La primera batalla de las cinco que restan, se queda en Los Cármenes que será testigo de dos más que probablemente decidan el destino del equipo la próxima temporada. La próxima parada: Albacete.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, Martínez, Quini; Fede San Emeterio, Montoro, Vadillo (Dani Ojeda, m.68), Puertas; Fede Vico (Azeez, m.81); y Rodri (Adrián Ramos, m.73).

Tenerife: Dani Hernández; Luis Pérez, Carlos Ruiz (Alberto, m.83), Jorge Sáenz, Isma López; Undabarrena, Racic, Santana, Raúl Cámara (Montañés, m.50); Borja Lasso (Coniglio, m.67); y Malbasic.

GOLES: 1-0, Rodri, 11′. 2-0, Fede San Emeterio, 30′. 2-1, Malbasic, min 82.

ÁRBITRO: Ocón Arráiz (colegio riojano). Amonestó a los locales Fede San Emeterio y Germán y a los visitantes Suso Santana, Joge Saénz, Coniglio y Malbasic.