¿Victoria, empate o derrota? Analizamos en qué situación se quedaría el ascenso directo para el Granada si se dan las tres posibles opciones en el partido del próximo lunes en el Carlos Belmonte

Parece evidente que el partido de la próxima jornada entre Albacete y Granada será decisivo para el ascenso directo, aunque dependiendo del resultado, la segunda plaza que da derecho a jugar en Primera División el curso próximo podría decidirse antes, o después.

Victoria del Granada
Si los rojiblancos consiguen los tres puntos en el Carlos Belmonte las cuentas son claras: una victoria ante el Cádiz en Los Cármenes los situaría matemáticamente en Primera División, al distanciarse en 6 puntos respecto al Albacete, más el golaverage particular, faltando dos jornadas aún por disputarse. Incluso un empate o una derrota frente al conjunto cadista, podría favorecer al Granada, siempre y cuando el Albacete no gane al Sporting de Gijón en el Molinón (algo probable, pero no imposible para el cuadro de Ramis) y el Mallorca tampoco gane en Riazor.

Conseguir los tres puntos en Albacete también permitiría llegar al Granada a la última jornada dependiendo de sí mismo (jugaría con un Alcorcón que no se juega nada), incluso si pierde con el Cádiz y Mallorca, y sus dos principales rivales ganan sus correspondientes encuentros de la jornada 40 y 41. En ese caso, los rojiblancos llegarían empatados (pero como segundos clasificados) con el Albacete (74 puntos), mientras que el Mallorca obtendría 73.

Empate entre Albacete y Granada
Esta opción sea una de las más probables que se den en el encuentro, al tratarse de dos rivales directos por el ascenso. Si los nazaríes empatan, no podrían ser equipo de Primera División ante el Cádiz en Los Cármenes, aunque Albacete y Mallorca pierdan sus respectivos encuentros. La distancia sería de seis puntos frente al equipo de Ramis, quedando seis en juego. La diferencia de goles entraría en escena y aunque es favorable para los de Diego Martínez podría darse la circunstancia de que el Granada se quedara sin la segunda plaza si cae ante el Mallorca y Alcorcón, y el Albacete gana al Málaga y Almería por varios goles. Opción poco probable pero no imposible tratándose de fútbol.

El empate en Albacete haría que el Granada encarrilara el ascenso directo, porque si gana al Cádiz, y pierden tanto Albacete como Mallorca, a los de Diego Martínez les bastaría el empate en Son Moix en la penúltima jornada para certificar el ascenso. Incluso podría perder y ser equipo de Primera División esa jornada, si el Albacete no gana al Málaga en su feudo, al distanciarse en cinco puntos, faltando únicamente tres. El as en la manga que se guardan los rojiblancos es que llegarían a la última jornada, en caso de empate en Albacete y victoria ante el Cádiz, dependiendo de sí mismos gracias a la diferencia de goles y se enfrentarían a un Alcorcón que no se jugaría nada.

Victoria del Albacete
Si los rojiblancos caen en el Carlos Belmonte, pasarían a la tercera plaza. Pero que no cunda el pánico. El Albacete tendrá dos compromisos muy difíciles las dos siguientes jornadas: Sporting en El Molinón y Málaga, en su estadio. Si los manchegos pierden en El Molinón, pero el Granada gana ante el Cádiz, recuperaría la segunda plaza, pero se vería obligado a puntuar ante el Mallorca para llegar dependiendo de sí mismo a la última jornada frente al Alcorcón (siempre y cuando los manchegos ganen en su feudo al Málaga). Si el Albacete consigue empatar en el Molinón y ganar al Málaga, el Granada tendría que ganar tanto al Cádiz como al Mallorca, para depender de sí mismo en la última jornada.

La otra opción, es que el Albacete no gane ni al Sporting ni al Málaga, y que el Granada únicamente gane al Cádiz. En ese caso, los rojiblancos también seguirían por delante con 74 puntos, y dependiendo de sí mismos en la última jornada. Todo lo que no sean estos resultados, obligarían al conjunto rojiblanco a jugar los playoffs de ascenso.