El Granada conquistó el Carlos Belmonte gracias a un tanto de Adrián Ramos a falta de quince minutos para el final. El Albacete puso mucha intensidad durante los 90 minutos que exigió a los de Diego Martínez dar el 200%. Con este triunfo, los nazaríes pueden ser matemáticamente equipo de Primera División el domingo ante el Cádiz.

Con la presencia de unos 600 aficionados granadinos en las gradas del Carlos Belmonte, daba comienzo una cita clave por el ascenso para ambos conjuntos. Diego Martínez repetía el mismo once de las últimas jornadas, mientras que Ramis tenía que afrontar las bajas por sanción del lateral Fran García y del mediocentro Eugeni, ambos muy importantes para el esquema manchego. El primer acercamiento se decantaría para los locales nada más comenzar el encuentro, con un centro lateral desde la izquierda que Manaj, exrojiblanco, picaba con la testa pero se marchaba alejado de la portería de Rui Silva.

Desde el inicio ya se intuía que sería un partido de pura tensión, de pura intensidad en ambos equipos, que lucharían por dominar el balón. El ritmo del partido fue muy alto y asi siguió durante toda la primera mitad. El Albacete empezaría a llevar la manija del mismo, aunque el Granada se encontraba muy cómodo en el césped. En el minuto 18 llegó la primera gran ocasión de peligro. Fue para Bela, que recibió un balón dentro del área y su disparo se fue lamiendo el poste derecho de Rui Silva, que estaba tapado ante una maraña de jugadores.

El Granada respondería unos minutos más tarde, con un derechazo de Quini desde la frontal del área que impactó en el palo derecho de Tomeu Nadal. Si hubiera entrado habría sido el gol de la jornada. Conforme avanzaban los minutos, la intensidad del Albacete crecía, y llegaron en bastantes ocasiones con peligro al área de Rui Silva que tuvo mucho trabajo por delante. Esta intensidad superaba a un Granada que fue perdiendo la comodidad sobre el césped, incapaz de poder llegar con peligro en los minutos finales al área de Tomeu Nadal. Con el 0-0 se llegó al término de la primera mitad, tras unos 45 minutos muy intensos, donde apenas hubo un momento de respiro, con casi 20 faltas.

El inicio de la segunda mitad fue prácticamente una continuación del primer acto, con el Albacete presionando y poniendo más intensidad sobre el verde. Zozulya iba a tener la primera oportunidad de esta segunda mitad con un disparo seco y fuerte desde fuera del área que Rui Silva atajó sin problemas. Diego Martínez hizo un rápido movimiento porque a los 54 minutos retiró del terreno de juego a Fede Vico para dar entrada a Álex Pozo, que sería protagonista nada más salir porque asistiría a Vadillo, que completamente sólo, no fue capaz de batir a Tomeu Nadal en un mano a mano que podía haber puesto con ventaja al Granada en el marcador.

No iba a intimidar este cambio al equipo de Ramis porque entre Jeremi Bela y Zozulia mantendrían la intensidad que llevaba el Albacete imponiendo durante prácticamente todo el encuentro. Pero con el carrusel de cambios, la intensidad del partido iba a disminuir, lo que beneficiaría al Granada que mejoraba con la llegada del final del partido. Álvaro Peña y Manaj se retiraban en lugar de Susaeta y Acuña, mientras que en el Granada, Diego Martínez sustituía a Rodri por Adrián Ramos, a falta de un cuarto de hora. El colombiano se convertiría en el héroe de la noche para el granadinismo porque nada más entrar en el verde, Puertas, asistió de forma formidable al ariete, que en el mano a mano también resolvió magistral para poner por delante al Granada. Un gol que puede valer un ascenso a Primera. Un gol que gritaba Granada entera representada por 600 aficionados en el Carlos Belmonte.

El último cambio a ocho minutos para el final del Granada fue el de Ramón Azeez por Antonio Puertas, que salió ovacionado por los aficionados rojiblancos allí presentes tras un gran partido. El gol encajado por el Albacete parecía que les había sentado bastante mal porque dejó de mostrar la intensidad que había puesto durante gran parte del partido y que había exigido al Granada a jugar al 200%. Los minutos finales se volvieron calientes, y Fede San Emeterio acabó expulsado, dejando al Granada con diez jugadores para el tiempo de descuento. Finalmente, los visitantes se llevaron la victoria (0-1) del Carlos Belmonte y están a un paso de volver a ser equipo de Primera División. Lo será si ganar este domingo ante el Cádiz, ante su gente, ante una afición volcada con su equipo.

FICHA TÉCNICA

Albacete: Tome Nadal; Tejero, Arroyo, Gentiletti, Borja Herrera; Febas (Gorosito, 93′), Dani Torres, Álvaro Peña (Susaeta, 64′), Bela; Rey Manaj (Acuña, 72′) y Zozulia

Granada CF: Rui Silva; Víctor Díaz, Germán, Martínez, Quini; Fede San Emeterio, Montoro, Puertas (Azeez, 85′), Vadillo; Fede Vico (Pozo, 55′); y Rodri (Adrián Ramos 73′).

Goles: 0-1, Adrián Ramos (75′).

Árbitro: Vieron la amarilla por parte del Albacete: Zozulia, Bela, Gentiletti y Acuña. Germán, por parte del Granada, que también fue expulsado Fede San Emeterio.