El club recurrirá la sanción, que finalmente se ha quedado en la mitad de lo que propuso LaLiga

El Granada ya sabe cuál será su castigo por incumplir la normativa de control económico con el fichaje de Adrián Ramos. Finalmente la sanción se quedará en 4,239 millones de euros de merma en el techo de gasto nazarí.

Pese a que la multa afectará obviamente la parte final del proceso de confección de la plantilla, el Granada podrá inscribir a los jugadores ya contratados, e incluso podría acometer algún fichaje más.

El club granadino ha lanzado un comunicado en el que expresa su desacuerdo con la sanción y afirma que recurrirá la sanción.

▷ Leer  La culpa debió de ser de la Cruzcampo (2-0)