El Granada se vuelve con un punto de Valladolid en un partido marcado por la igualdad y las imprecisiones

El Granada no se presentó al partido durante los primeros minutos del partido. Quizás fuese por disputar un partido en un terreno de juego tan lamentable como el que se vio hoy en el José Zorrilla. El Valladolid supo patinar mejor sobre el verde irregular de Pucela e hizo y deshizo a su antojo, como un cuchillo introduciéndose en la mantequilla. En una de estas, un Villa que no es David sino Toni, hizo lo que quiso con la zaga rojiblanca para servir un balón en bandeja a Óscar Plano, que casualmente pasaba por allí y puso el primero en el marcador. 

El juego duro y la intensidad propuesta por los vallisoletanos pillaron de sorpresa a los granadinos, que estaban en la lona e intentando ser rematados por un muy superior Valladolid. A pesar de ello, el equipo nunca le perdió la cara al partido y siguió remando a contracorriente. Con el balón en posesión fueron llegando los mejores minutos de los hombres de Diego Martínez, que se desgañitaba en la banda intentando corregir a los suyos, como un profesor cuando ve que sus alumnos no están a su nivel. 

Uno de los más destacados fue Carlos Fernández, que bajaba hasta la medular a intentar oxigenar el juego de los suyos. Cuando ya agonizaba la primera parte, Antonio Puertas se puso el traje de mago y como si con él no fuera la cosa, regateó hasta a tres rivales y sirvió un gran pase en profundidad para Víctor Díaz, que como de costumbre, puso un pase medido para que Carlos Fernández, con la inestimable colaboración de Masip (todo hay que decirlo), pusiera la igualada justo antes del descanso. 

En el segundo acto el protagonismo del partido fue cambiando de equipo, aunque sin ocasiones claras de gol. En el equipo blanquivioleta destacó el buen hacer de Toni Villa, que fue el único que creó peligro real sobre la meta de Rui Silva. Precisamente el portugués fue uno de los mejores del cuadro nazarí con varias buenas paradas que dieron la tranquilidad necesaria a su equipo. 

▷ Leer  El representante de Milla confirma un acuerdo entre el Granada y el jugador

El gol anulado

En el ecuador de la segunda parte el Granada consiguió anotar un segundo tanto. Su autor fue Yangel Herrera, que recogió un rechace en la frontal del área y batió a Masip. El asistente de Pizarro Gómez levantó la bandera una vez estaban ya los jugadores celebrando el gol. El motivo de la invalidación del gol fue porque Domingos Duarte, que se encontraba en posición antirreglamentaria, obstaculizó la visión del meta catalán.

Los cambios hicieron que el partido se animase en su fase final, pero la falta de acierto de los jugadores impidió que se pudieran ver mas goles en el choque. La mala noticia del partido la puso Martínez, que se marchó con molestias en el minuto 79. Por su parte, la nota positiva del empate es que el Granada sigue invicto fuera de casa en lo que va de temporada y esto hace que la afición siga soñando con este histórico arranque de temporada que ha realizado el conjunto entrenado por Diego Martínez.

Ficha técnica:

Granada CF: Rui Silva; Victor Díaz, Martínez (Germán, 79´), Duarte, Neva; Montoro, Gonalons (Herrera, 62´), Puertas, Vadillo; Carlos Fernández y Ramos (Machís, 57´)

Real Valladolid: Masip; Moyano, Olivas, Salisu, Nacho; Toni Villa (Hervías, 73´), Fede San Emeterio, Rubén Alcaraz, Óscar Plano; Sandro y Guardiola (Ünal,68´)

Goles1-0, Óscar Plano (12´); 1-1, Carlos Fernández (42´)

Árbitro: Pizarro Gómez, del colegio madrileño. Amonestó a los locales Alcaraz, Sandro y Olivas y a los visitantes Herrera y Germán.

Incidencias: Partido disputado en el Estadio José Zorrilla ante 18.410 espectadores.