El filial rojiblanco se impuso al Atlético Sanluqueño con un gol de Adri Butzke que rompe la mala dinámica de los de David Tenorio

Al fin se rompió la racha negativa de resultados del Recreativo Granada. El solitario gol de Butzke al final del partido dejó los tres puntos en la Ciudad Deportiva por segunda vez esta temporada.

La vuelta de Álex Geijo a Granada era uno de los grandes alicientes del partido entre el filial nazarí y el Atlético Sanluqueño. El otro, y más importante para la afición del equipo granadino, era conseguir una nueva victoria que permitiera tomar aire a los rojiblancos. Con ese objetivo saltaron al campo los hombres de David Tenorio. El choque comenzó con un Granada que hacía evidente la necesidad de triunfo que tenía. Pese a que las ocasiones tardaron en llegar, Rui Pedro, la joven perla portuguesa nazarí, tuvo la primera opción en un gran disparo que se marchó por poco por encima de la portería del cuadro de Sanlúcar.

El respeto entre ambos equipos se hacía evidente y las áreas gozaron de muy poco protagonismo en toda la primera mitad. Tanto fue así, que ninguno de los dos arqueros tuvo que intervenir más hasta el silbido que cortó las acciones sobre el césped de la Ciudad Deportiva.

▷ Leer  El Recreativo Granada empata en casa con el Villarubia (0-0)

Con la reanudación, el Recre se vino arriba. El ímpetu filipino fue tal que, con apenas cinco minutos tras el descanso, Héctor vio la primera amarilla para el conjunto local. Siguieron intentándolo con ahínco los jugadores granadinos, entre ellos Yael, que desafortunadamente tuvo que abandonar el verde con muestras de dolor. Isma Ruiz lo sustituyó antes de que Mario y Sebban hicieran lo propio con Rubén Sánchez e Isi Gómez. La maquinaria rojiblanca se puso definitivamente las pilas y en el minuto 81 estuvo a punto de anotar el gol de la victoria en una jugada a balón parado.

Justo cuando todo señalaba a otra jornada sin conocer la victoria, el ex del Huétor Vega, Adri Butzke, anotó tan ansiado tanto que selló el triunfo nazarí. De esta manera, el filial consiguió tres puntos que le dan un enorme balón de oxígeno para afrontar los próximos encuentros.