El técnico del Granada ha reconocido los errores de la primera parte al tiempo que ha puesto en valor la capacidad de resistencia de sus jugadores que les ha permitido remontar y estar a punto de lograr el empate ante el Real Madrid

Diego Martínez siempre es capaz de sacarle el lado positivo a cualquier situación, quizá por ello está logrando cosechar grandes números como técnico del Granada. Este sábado, tras caer contra el Real Madrid por cuatro goles a dos, ha vuelto a sacar conclusiones favorables sobre el encuentro de los suyos que estuvieron cerca de empatar pese a ir perdiendo por tres goles durante buena parte del encuentro.

El técnico rojiblanco ha insistido en que “en la primera parte el Real Madrid ha sido mucho mejor que nosotros”, pero no ha querido negarle elogios a los suyos. Según Martínez, “lo hemos dado y nos hemos dejado el alma, hoy más que nunca”. Para el preparador del Granada es un hecho que “tuvimos capacidad de resistir y aguantar el temporal”.

No en vano, los granadinistas empezaron el encuentro con todo en contra: “Empezar el partido en este estadio con un gol en contra y con la lesión de Montoro, se te pone muy en contra”, ha recordado Martínez. Pese a lo que se ha mostrado “orgulloso porque lo hemos dado todo”. Eso sí, el entrenador del Granada ha tratado de rebajar la presión sobre sus jugadores recordando que “somos un equipo de jugadores y equipo técnico que venimos de luchar mucho».

▷ Leer  La culpa debió de ser de la Cruzcampo (2-0)

La realidad es que el Granada ha logrado meter miedo en el Santiago Bernabéu porque el Real Madrid acabó pidiendo la hora. “Cuando el equipo estaba en la lona, consigues levantarte por casta y por orgullo”, ha valorado Diego Martínez. Como conclusión, el técnico del Granada ha sentenciado que se queda «con lo positivo de la segunda parte, además de la presión alta, porque logramos quitamos la timidez”.

Por último, ha querido elogiar a la afición «porque ha estado extraordinaria» y ha asegurado que «este partido seguro que nos ayuda a mejorar y a crecer como equipo». Competitivo como siempre, ha confesado que los suyos salen «disgustados porque si no sacamos un buen resultado para nosotros no nos vale”.