El conjunto verdiblanco llega al Nuevo Los Cármenes en puestos de descenso y con Rubi en el punto de mira

Borja Iglesias, Nabil Fekir, Guardado, Canales, Joaquín… Y la lista podría alargarse mucho más. Sin embargo, con todas estas estrellas, el Betis solo ha conseguido dos victorias en nueve partidos, transmitiendo malas sensaciones y con su entrenador Rubi que se juega su primer ‘match ball’ este domingo en el Zaidín.

Rojiblancos y béticos son la cara y cruz de la moneda en este momento de la temporada. Los de Diego Martínez representan esa cara de la moneda superándose día tras día rompiendo récords; las buenas sensaciones partido tras partido no dejan de cesar. Sin embargo, para la parroquia verdiblanca la cosa es bastante distinta. Si bien la pretemporada fue ilusionante con fichajes de renombre como Borja Iglesias o Nabil Fekir, el comienzo de liga no ha sido el deseado ni mucho menos. El Betis llega a Los Cármenes siendo el equipo más goleado de Primera división. Hasta la fecha, los sevillanos han conseguido dos victorias en nueve partidos -Leganés (2-1), y Levante (3-1)- , un balance negativo que le hace caer a la decimoctava posición en la tabla, en puestos de descenso, donde le acompañan Leganés y Espanyol.

Este partido será muy importante para los dos equipos, puesto que en caso de victoria rojiblanca, el Granada sería líder de Primera división. En el caso del conjunto bético, en caso de ganar, saldrían de la zona roja de clasificación, lo que le daría un impulso importante de cara a sus próximos compromisos ligueros y Rubi salvaría su primer ‘match ball’.