El recién renovado técnico nazarí pasó por rueda de prensa para comentar los aspectos más relevantes de su acuerdo con el Granada

Diego Martínez seguirá siendo entrenador del Granada CF al menos durante un año más. El entrenador vigués, artífice del ascenso, está siendo la revelación de la temporada en los banquillos y el club rojiblanco lo ha querido premiar con la ampliación del vínculo que une a ambos ahora hasta 2021.

Tanto Antonio Fernández Monterrubio como Pepe Macanás, que acompañaron al gallego junto a Fran Sánchez, se mostraron felices y orgullosos de poder contar con Diego Martínez para este proyecto. Pese a los muchos motivos estadísticos para renovar, Monterrubio afirmó que era un buen momento para seguir juntos en el camino. No tres derrotas si no parón. Primera renovación antes de firmar el contrato. También cuerpo técnico. Son parte deeste éxito y de este equipo.

El técnico nazarí comenzó con gratitud su comparecencia. «Agradecer a los tres por las relaciones de confianza en la adversidad, saber resolver problemas. Confianza y apoyo. También a John Jiang y Antonio Cordón. Muchas gracias de corazón al equipo técnico. Gracias a ellos hemos sacado nuestra mejor versión. Me ha ilusionado el cariño con el que nos han dado la enhorabuena los trabajadores de la Ciudad Deportiva», espetó.

Quiso acordarse de quienes los apoyan cada semana y «dar las gracias a la afición por toda la conexión y el cariño. Hace quinientos días dijimos que lo más importante era que se sintieran identificados más allá de los resultados. Gracias también a los jugadores que hacen que podamos lograr objetivos deportivos y estar donde estamos».

Firmar es fácil cuando ambos quieren seguir juntos, y eso mismo corroboraron tanto Diego Martínez como Antonio Fernández Monterrubio.

«Puedo hablar de lo que he vivido. Lo que está claro que compartir visión y valores. Los equipos y los clubs tienen tres valores, estabilidad, visión compartida y talento plantilla. Creo que se une y me ha tocado vivir».

Cláusulas y futuro

«Me mantengo al margen. Lo lleva mi agente, así que lo desconozco», comentó Diego. Monterrubio por su parte admitió que «existen cláusulas de confidencialidad».

«Espero mejorar muchas cosas. Soy muy exigente, me considero un eterno insatisfecho». También destaca varias cosas el gallego de su estancia en Granada, por ejemplo el vículo con la afición y los logros deportivos. Unos logros que van mucho más allá de ser competitivos. «Que jugadores como Fede San Emeterio o Pozo hayan crecido con nosotros, al igual que las convocatorias de Domingos y Ramón con sus selecciones también es un logro deportivo». Quiso acordarse una vez más del resto de su equipo: «No solo se puede contar con ellos para lo deportivo, sino también para ir al desierto sin agua».

«El líder de este equipo es el propio equipo. Compromiso que tiene que ver con muchas personas que caminen en la misma dirección. Darle las gracias, desconozco las redes sociales. Me enseñó el vídeo de la renovación y cuando cojo mi movil tenía muchos mensajes de enhorabuena. Agradecido a la afición y que sigan compitiendo. Pequeños momentos de conexión con la afición en Córdoba, el día del Lugo, en Albacete…Pueden meter eso en los buenos momentos».

▷ Leer  Diego Martínez será uno de los encargados de encender el alumbrado navideño

«Le hemos cambiado la cara. Trabajo de equipo, desde los jugadores. No pienso mucho en el futuro, sí en el presente. Cuanto más nos centremos en el presente mejores frutos recogeremos en el futuro. Mejorar nuestro presente. Quién sabe lo que va a pasar, pero vamos a dar todos nuestro máximo y a partir de ahí la consecuencia va a ser positiva».

«Son muchas cosas. Si te quedas solo con una cosa es imposible. Gran conexión y complicidad con la plantilla desde la exigencia. Hay una relación de complicidad y empatía importante. Vestuario con gente que se identifique con los valores del equipo», comentó el míster en relación a lo más importante con lo que se queda.

Diego empezó joven en el Arenas de Armilla, donde fue el técnico de algunos de sus ayudantes a día de hoy. «Se me ha venido una imagen con Espínola y el Pescao. No futuro, fuimos muy felices. La esencia se ha mantenido igual, éramos los mismos. Siempre me he ocupado para los diferentes retos. Preparado para todo. Cuando pasen los años y miremos atrás serán momentos para recodar», concluyó.