El técnico rojiblanco no podrá sentarse en el banquillo de San Mamés el próximo domingo ni en Los Cármenes frente al Alavés

Diego Martínez sufrió el pasado sábado su segunda expulsión desde que es entrenador del Granada. Corría el minuto 64 y el gallego fue expulsado por «protestar de forma reiterada decisiones arbitrales mediante gestos, siendo advertido con anterioridad», tal y como reflejó Medié Jiménez en el acta.

El comité de competición ha decidido sancionar con dos partidos al técnico nazarí, que se perderá el partido de este domingo frente al Athletic de Bilbao y el del sábado 7 de diciembre ante el Alavés. El vigués tendrá que ver ambos choques desde la grada.

El que hará las veces de primer entrenador sobre el verde en estos dos partidos será Raúl Espínola. El accitano ya sabe lo que es estar al frente del Granada CF en el terreno de juego como máximo dirigente técnico, ya que tuvo que hacerlo en el encuentro que enfrentó a Las Palmas y Granada la pasada campaña en el Estadio de Gran Canaria.