El Granada no consigue romper su mala racha en Mestalla y cae derrotado frente al Valencia en la que es la tercera derrota consecutiva de la temporada para los rojiblancos

En Mestalla se disputaba el partido de las cuatro de la tarde entre Valencia y Granada. Una retransmisión denominada, debido al horario de la misma como «el partido de la siesta». Sin embargo, tanto ‘chés’ como nazaríes se encargaron de tirar abajo el tópico con un vibrante partido que se llevaron finalmente los locales con goles de Daniel Wass y Ferrán Torres.

Aguardaba la capital del Turia a un Granada que quería cortar la racha de dos partidos sin puntuar. El Valencia por su parte pretendía alargar su buen momento de forma a costa de los hombres de Diego Martínez.

Estrada Fernández, que ya impartió justicia en el Granada-Osasuna, dio inició a la contienda con dos equipos dispuestos a darlo todo para sacar el máximo botín. En esas estuvo el Granada durante los primeros diez minutos de partido. Vadillo y Neva conectaron sus chisteras para sacar un conejo en forma de centro medido hacia la cabeza de Antonio Puertas que el almeriense no acertó a convertir en gol.

Los murciélagos de Mestalla despertaron y volaron por el estadio durante los siguientes minutos con opciones de Maxi Gómez y Daniel Wass que, afortunadamente para el conjunto nazarí no tuvo final feliz. Con el partido loco, ardiendo como si de las fallas se tratara, el Granada quiso ser la gasolina sobre el tapete para aumentar la dimensión de la hoguera y tiró de casta y esfuerzo para ponerse al nivel de su rival. Para ello tuvieron que asociarse los hombres de más calidad del conjunto granadino, como Puertas, que puso un buen balón a la media hora al que Azeez no pudo llegar. La fuerza del hoy capitán, Germán, evitó después el gol de Vallejo.

La lesión de Kondogbia y el choque entre Germán y Gabriel Paulista accidentó el tramo final de la primera parte hasta que Estrada señaló el camino de los vestuarios.

Reacción sin final feliz

En la segunda mitad el conjunto ché pudo desperezarse un poco, coincidiendo con la bajada en la intensidad en la presión del Granada, que no pudo maniatar de la misma manera a los de Albert Celades. Emergió entonces la figura de Dani Parejo, estrella total y absoluta del equipo. Precisamente el 10 fue quien quiso arreglar el estropicio que podría haber supuesto la lesión de Rodrigo al inicio del segundo acto. Parejo aprovechó un pase atrás para poner el 1-0. Sin embargo, fue Maxi Gómez el que evitó que el tanto subiera al marcador, celoso de no haber sido él quien cambiara el marcador, haciendo una interpretación con mucha ‘malafollá’ de la jugada. El VAR anuló el gol de Parejo por un fuera de juego del uruguayo en una situación calcada a la que perjudicó al Granada en Zorrilla.

▷ Leer  Wakaso enfada a la afición del Alavés por un tuit sobre su etapa como rojiblanco

Montoro volvió a sentirse futbolista sustituyendo a Gonalons en el peor tramo de los granadinos en el partido. Diez minutos después de la vuelta del valenciano justo en el escenario que lo vio crecer como futbolista, Wass aprovechó un fallo en el remate de Maxi que volvió a estar en posición dudosa. Esta vez a Estrada Fernández le corroboró su decisión el VAR y el tanto subió al marcador.

Entraron Machís y Carlos Fernández para cambiar el rumbo del encuentro. El venezolano, que sigue en una forma insuficiente, tuvo una buena opción para lograr el empate, pero volvió a pecar de individualista y probó con un lanzamiento imposible mientras todos sus compañeros estaban esperando el remate.

El Granada tuvo unos últimos minutos trepidantes en los que embotelló al Valencia y primero Montoro y después Germán metieron el miedo a la afición valencianista desplazada hasta Mestalla. A la contra pudo cerrar el partido Gameiro, que arrancó la carrera en fuera de juego. Sin embargo fue Ferrán el que ya en la última jugada rubricó la victoria de su equipo con un golazo por la escuadra.