Diego Martínez, sonriente en rueda de prensa. Foto: Ana Miñón Rada

El técnico gallego compareció ante los medios después de la remontada ante el Hospitalet

¿Se esperaba un partido así?

«Sí me esperaba esto, un partido complicado. Nos enfrentábamos a un gran equipo. Es el torneo del KO y a un partido puede pasar de todo, nos enfrentábamos a un buen equipo en una superficie a la que nos costó adaptarnos al principio. El equipo en la segunda parte ha generado bastante más que el penalti y merecimos hacer algún gol más», declaró el gallego, que además quiso felicitar al Hospitalet por su partido.

Valoración personal del encuentro

«El principal objetivo que perseguíamos hoy no lo hemos conseguido, que era irnos a Granada sin lesiones. Jugamos el viernes, tenemos un partido muy importante. Desgraciadamente, estamos enfadados con las lesiones, con las que se ven y las que puedan aparecer de aquí a mañana, porque el equipo acabó muy cansado. Le doy la enhorabuena a la fe, al hambre y a la ilusión del equipo por remontar el partido».

El gol fantasma de Soldado

«No lo he visto. Ha habido más ocasiones como la de Eteki o Ramos al final para el 2-4, pero no ha podido ser. Le doy la enhorabuena a Ramos porque ha conseguido su gol número 100 en Europa, que para él era importante. Lamentablemente, se ha tenido que jugar una prórroga, y eso acentúa aún más este problema».

▷ Leer  Luis Milla: "Estoy muy feliz de llegar a este proyecto porque tengo ganas de seguir creciendo"

Los lesionados

«Además de Puertas y Yangel hay alguno más. Este tipo de molestias se empiezan a notar el jueves, y ese día viajamos para Éibar y jugamos el viernes. Si el partido hubiese sido el domingo, nos hubiera dado algo más de tiempo para recuperarnos y no ha podido ser».

Inicio ramplón

«No hemos empezado mal el encuentro, pero es cierto que el gol de ellos les ha dado muchas ganas, energía, convicción y encima te pones 2-0 abajo. Por eso le doy tanto mérito a que el equipo haya conseguido remontar en una superficie a la que nos ha costado mucho adaptarnos».