El delantero madridista no contempla la opción de marcharse del conjunto merengue según ha comunicado la agencia del futbolista a este medio a escasas horas del cierre del mercado invernal

Durante la recta final del periodo de traspasos, Mariano Díaz se ha convertido en uno de los futbolistas más deseados por varios clubes de la Primera División española. Uno de ellos es el Granada Club de Fútbol, como desveló el diario Ideal de Granada, que busca con urgencia la llegada de un delantero que cambie la inercia negativa que está sufriendo la escuadra nazarí de cara a gol en las últimas jornadas ligueras. El potencial, la virtud del gol y el carácter del jugador catalán es conocido en el mundo futbolístico, por lo que no le están faltando novias en los últimos compases del cierre de plantillas hasta el próximo verano.

Las buenas relaciones entre la directiva nazarí y el conjunto de Florentino Pérez se han visto plasmadas en la incorporación de Jesús Vallejo pese a la competencia que disfruta la zaga rojiblanca. Monterrubio y Fran Sánchez no han querido perder la oportunidad de tantear también la situación de un atacante de alto nivel, en plena madurez futbolística, para incorporar a un punta de garantías en plena ausencia de minutos a las órdenes de Zidane. El principal escollo, como apuntó Ideal, era la mentalidad de Mariano de seguir trabajando en Valdebebas hasta encontrar el premio de la reivindicación.

Como ha podido conocer este medio, el objetivo de Mariano a falta de poco más de veinticuatro horas para la clausura de la ventana invernal no ha cambiado pese a estar en plena rampa de salida del Santiago Bernabéu y la necesidad madridista de aligerar la cuota de fichas disponibles. La idea del atacante merengue sigue pasando por aguantar en el Real Madrid, como mínimo, hasta el final de temporada. La agencia de representación ha querido recalcar que “la situación no ha cambiado, ni tiene perspectivas de cambiar” aunque reconocen que el mundo del fútbol es impredecible porque los periodos de fichajes siempre son vertiginosos. Un vértigo ante la falta de oportunidades con la camiseta blanca que no parece asustar al propio Mariano Díaz y que aleja los sueños con forma de gol de varios equipos de España y el extranjero.