Imagen de la grada del Estadio Nuevo Los Cármenes. Foto: Ana Miñón Rada

El Granada cumple 89 años en mitad de una pandemia que llegó en el que probablemente fuera el mejor momento de su historia

Casi noventa años han pasado desde que se fundara a los pies de Sierra Nevada el Recreativo de Granada. Fue en 1931, hace exactamente 89 años, cuando se puso en marcha el proyecto de un club que daría muchas alegrías a los granadinos.

Más tarde, en 1940, el equipo de la ciudad nazarí sufrió un cambio de nombre para pasar a ser el Granada C.F, el club que todos conocemos a día de hoy. Quién podría imaginar hace casi nueve décadas que aquella ilusión que arrancó a principios de los años treinta llegaría a jugar en Primera división durante 23 temporadas, disputando una final de Copa y llegando hasta las semifinales en dos ocasiones más.

Para el recuerdo quedan la rudeza y valentía de los Aguirre Suárez, Montero Castillo…, el miedo de los rivales a viajar a Los Cármenes, los goles de Porta. Un sinfín de recuerdos para el aficionado rojiblanco que no siempre ha pasado buenos momentos con su equipo, pues después de codearse con los más grandes, tuvo que bajar al barro a pelear contra la desaparición.

▷ Leer  Cordero Vega arbitrará el Granada-Valencia

Con la llegada de Quique Pina y los Pozzo, Granada volvió a latir en el fútbol profesional el 23 de mayo de 2010, y un año más tarde, Ighalo devolvió a los nazaríes a Primera con un gol de época en el Martínez Valero de Elche.

Después de seis años en lo más alto, la llegada de un nuevo propietario, el empresario chino Jiang Lizhang, no sentó muy bien al club granadino, que descendió de manera incontestable a la categoría de plata. Sin embargo, dos años después, de la mano de Diego Martínez, la ilusión está de vuelta en el Nuevo Los Cármenes, que está viviendo una temporada para el recuerdo, novenos en liga y semifinalistas de Copa del Rey.

Hoy Granada celebra recluida el cumpleaños de uno de sus mejores vástagos, pero espera ya ansiosa que salga el sol para seguir cantando eso de «qué bonito es, cuando salgo de casa….»