Aarón celebra uno de los goles del Granada en Badalona.

El meta rojiblanco cree que «los retos que se presentan son muy ilusionantes, pero aún queda un camino largo»

Hoy hay un hombre feliz en Granada, y ese es Aarón Escandell. El guardameta rojiblanco cumplía contrato en junio y el club le ha renovado por tres temporadas más, hasta 2023.

Aarón llegó al filial siendo, como el mismo define, «un chaval». El valenciano asegura que gracias al club se convirtió en profesional. «Aquí he conseguido un sueño que tenía desde pequeño. Los retos que se presentan son muy ilusionantes, pero aún queda un camino largo», advierte el meta rojiblanco. 

Respecto a su estancia en el club, Aarón no se queda con un momento determinado: «Como futbolista, me gustaría seguir siendo uno más y aportando en todos los sentidos. Estoy muy orgulloso de pertenecer a este gran club. Cada vez que me pongo en la portería de Los Cármenes es todo un orgullo. Este día va a ser inolvidable para mí», concluye Aarón.