Álex Martínez, en el partido de Copa del Rey en Badalona. Foto: Agencia LOF

El lateral rojiblanco asegura estar feliz en el Granada y agradecido por el apoyo de la afición

A Álex Martínez le tocó someterse a las preguntas de los más de doscientos cincuenta seguidores que estuvieron presentes en el directo de Instagram del Granada CF. El lateral del Granada asegura que se le están acabando las ganas de estar en casa, además de que echa mucho de menos a sus compañeros: «Nunca hemos estado tanto tiempo sin vernos. Somos una familia unida. Tenemos un grupo y estamos en contacto continuamente».

Rutina en casa

El tiempo en casa al sevillano se le está haciendo muy largo, sin embargo, ha intentado aprovechar el máximo tiempo posible. «Por la mañana entrenar todos los días o por la tarde. Jugando mucho a la play y viendo muchas películas, que se me ha acabado el repertorio». 

Estado físico

El confinamiento ha ralentizado el proceso de recuperación de la lesión que sufría Álex. «Me dieron cuatro meses, llevo dos y medio y estamos avanzando bastante. El cuerpo médico es impresionante. Alberto Vera ha venido a mi casa a ayudarme. Tenemos unos médicos en el club muy buenos».

Tercera temporada como rojiblanco

«Desde que llegué me han tratado como en ningún club, lo agradezco muchísimo a esta afición y estoy en deuda con ellos, porque con el tema de la lesión no he podido jugar mucho. Me siento muy querido por la gente. Ojalá pueda estar muchos más años aquí«.

▷ Leer  LaLiga volverá el 8 de junio

Trato de la afición

«Han estado desde el año que yo llegué estando ahí, yendo a muchas ciudades también. Es de admirar que una afición esté con su equipo. Necesitamos su apoyo en todos los partidos, porque sin ellos no somos nadie«. 

Ambiente en el vestuario

«Lo más importante es las buenas personas que hay. He estado en muchos vestuarios, pero como este, ninguno. Gente trabajadora, nadie por encima. Cuando uno está sin jugar o decaído se le anima. Ojalá pudieseis estar en el vestuario algún día. Uno va contento a entrenar porque sabes que los vas a pasar bien«.

Su mejor momento como rojiblanco

«La primera temporada, tuve la oportunidad de jugar los 42 partidos y creo que rendía a buen nivel y me respetaron las lesiones. Después hay días inolvidables como el día del Mallorca. Fue increíble, no se me va a olvidar nunca«.