Adrián Ramos celebra el final del partido en Albacete. Foto: Granada CF

A estas mismas horas, hace justo un año, me encontraba recorriendo las calles de Albacete en busca de un lugar en el que mi (no tan) viejo Volkswagen pudiera reposar hasta aproximadamente las doce de la noche, cuando saliéramos – ojalá felices – del Carlos Belmonte. Conmigo, dos personas que ustedes ya conocen, dos de mis compañeros en esta gran aventura que es GranadaCFWeb: Miguel Delgado y Paco García, y cómo no, nuestra querida compañera de viaje, Natalia.

Lo primero que recuerdo una vez en la ciudad manchega fue doblar la esquina contigua al hotel de concentración del Granada y detenernos en un paso de peatones. «Mira, ese que va por ahí es José Ignacio Cejudo de Ideal, y el otro que va con él estaba en la radio cuando fui contra el Nástic se llama Álvaro López, es periodista también, no sé si lo conocéis», apuntó Miguel. «Nah, ni idea, da igual», respondí iluso.

Después llegó la despedida y posterior acompañamiento del equipo hacia el estadio, con algún que otro incidente que rápido se olvidó cuando Pizarro Gómez – a quien tuvimos el gusto de saludar a la entrada – dio inicio a la contienda.

Si les soy sincero, del partido no recuerdo gran cosa: el palo de Quini, un par de duelos aéreos de Germán con Zozulya, dos intervenciones clave de Rui Silva, la entrada de Pozo y el gol más bonito de la temporada. Fue una jugada made in Granada CF, con tres toques (uno por línea – Víctor, Vadillo, Puertas-) antes de llegarle el balón al cafetero Adrián Ramos tras una conducción de quilates de Puertas.

▷ Leer  Montoro vuelve a recaer de su lesión en el recto anterior derecho

El resto ya lo saben, júbilo hasta las tantas en el Belmonte, amago de fiesta con los jugadores a la salida del túnel y un viaje largo pero emocionante hacia Granada. Esto es todo lo que recuerdo de aquel día, el día que vivimos el primer partido de nuestras vidas, porque nos puso cerca de volver al sitio que nos ha permitido soñar con una final de Copa.

Lo curioso es que si unos meses antes de aquel partido nos dicen que hoy íbamos a estar intentando salir de una pandemia mundial y en semifinales de Copa y décimos en liga, no sé qué me hubiera creído antes…