Carlos Fernández y Gil Dias celebran el segundo gol. Foto: Pepe Villoslada/GCF

El conjunto rojiblanco consigue remontar en un partido que se le puso cuesta arriba

El Granada consigue una victoria muy importante frente al Getafe en un partido que desde el principio se preveía complicado. Los pupilos de Diego Martínez completaron una primera parte gris, pero supieron sobreponerse en apenas nueve minutos con dos goles de Carlos Fernández.

Noventa y nueve días después volvía el Granada C.F. a su feudo, el Nuevo Los Cármenes. Esta vez le tocaba recibir al Getafe, un rival que ha demostrado que esa quinta plaza no es otra cosa que por méritos propios. Los rojiblancos entraron al campo con toda la artillería. No se cortó Diego Martínez, sacó su 5-2-3-1, con Neva y Foulquier como carrileros y Carlos Fernández como mediapunta, más atrasado que Roberto Soldado.

El partido comenzó como se preveía, poco juego y muchas faltas. Si no, pregúntenle a Carlos Fernández, que a los pocos minutos del comienzo se llevó un recado de Etebo tras un codazo. O bien a Timor, al que tuvieron que sacarle del campo tras una herida en la ceja tras un choque con Yangel Herrera.

El conjunto dirigido por José Bordalás tenía al Granada en su mano. Tanto que en el minuto veinte tras una prolongación del exrojiblanco Nyom de cabeza, Jorge Molina hizo un autopase para superar a Germán; este se la cedió a Deyverson que se encontró con la muralla lusa Rui Silva, y en el rechace, Cucurella la dejó en bandeja para que Timor con la izquierda pusiera el primero para los visitantes.

▷ Leer  La Federación pone en duda el inicio de la próxima temporada

La única llegada importante del cuadro nazarí fue un cabezazo de Carlos Fernández tras un centro de Víctor Díaz desde la banda derecha. El testarazo del jugador cedido por el Sevilla fue repelido por el guardameta David Soria. Un preludio de lo que iba a ocurrir en la segunda parte…

Alguna tecla tuvo que tocar el técnico granadinista para que el Granada saliera enchufado en el segundo asalto. Más atrevidos y saliendo de la presión del conjunto azulón, con la que habían sometido a los rojiblancos en la primera parte. La ocasión más clara llegó tras un centro que Carlos Fernández remató muy desviado. Por allí estaba Víctor Díaz, que con toda la portería para él, cruzó mucho su disparo.

En el minuto 70, Carlos Fernández ponía las tablas en el luminoso tras rematar con el muslo una falta botada por Machís. A partir de ahí, el equipo se vino aún más arriba. Nueve minutos después, se confirmaban las buenas sensaciones. Mismo protagonista que el primer tanto, el sevillano aprovechaba el rechace de un disparo suyo para fusilar la meta madrileña.

El último tramo de partido, el Getafe parecía ganar terreno, pero los nazaríes consiguieron aguantar con el corazón hasta el último minuto. Con esta victoria, los De Diego Martínez tienen prácticamente garantizada la salvación. Además, se sitúan en octava posición, a un punto de Europa League. Y a cinco de posiciones Champions. ¿Y por qué no soñar con cotas más altas?