Los jugadores celebran el ascenso. Foto: EFE

Tal día como hoy hace un año, el Granada volvía a Primera división tras ascender en Son Moix

4 de junio de 2019. Era un día de esos en los que se presagia que algo importante va a pasar. Ese día, Alberto Rodríguez, Miguel Delgado y el que escribe esto, a pesar de tener un examen al día siguiente de comunicación audiovisual, no podían pensar en otra cosa que en el partido de por la noche.

La misma tarde, fuimos a intentar aprovechar el tiempo de estudio en la facultad – y digo intentar porque ya se sabe qué pasa al final-, los tres con la elástica rojiblanca. Salimos con tiempo de la universidad para poder coger un buen sitio en un bar céntrico. Allí se incorporó a nosotros Juanjo. Todo el bar estaba lleno de camisetas o bufandas del Granada.

Alberto, sonriente antes del partido.

Una vez comenzó el partido, la gran mayoría estaba más atenta a lo que ocurriera en el Carlos Belmonte que en Son Moix; ya que si el Albacete emapataba o perdía frente al Málaga, el Granada sería equipo de Primera división. No fue hasta un cuarto de hora de partido cuando me llegó una notificación al móvil. Gol de Ontiveros. No pude evitar levantarme de la silla para celebrarlo, y a ello me siguió todo el bar. El resto de la primera mitad no dio para mucho más.

La segunda parte comenzaba igual de bien que la primera cuando N´Diaye marcaba a pocos minutos del inicio. Todo era una fiesta. Sin embargo, Zozulya se encargó de sentarnos de nuevo tras anotar escasos minutos después. Además, a ello hay que sumarle el gol de Salva Sevilla que puso el miedo en el cuerpo a los granadinistas adelantando a los bermellones a 20 minutos del final. Pero ya sabemos que este equipo no cede nada. Su lucha no se negocia. En el último minuto Vadillo puso una falta que Fede San Emeterio remató con toda su fe para batir a Manolo Reina. Se desató la locura, todos nos abrazamos e incluso se escapó a alguna lágrima, conscientes de que el regreso estaba más cerca.

▷ Leer  Maxime Gonalons vestirá de rojiblanco hasta 2023

Finalizó el partido en Mallorca, pero había que seguir atentos a lo que ocurría en tierras manchegas, donde se añadió un largo descuento de siete minutos, que se hicieron eternos. Nuestros amigos malagueños nos hicieron el favor y con el pitido final, los rojiblancos volvían a Primera división.

A partir de ahí, comenzó una noche de celebración. Todo ello, recuerdo, teniendo un examen a las nueve de la mañana del día siguiente. El ‘Big Three’ fue a Batallas a celebrarlo con toda la afición. Con una ciudad feliz de volver a ver a su equipo competir con los más grandes. Aunque nadie pensaba que nos iba a ir tan bien como nos esta yendo…

Paco, Migue y Alberto celebrando el ascenso en la Fuente de las Batallas.