El técnico del Granada compareció ante los medios en la rueda de prensa telemática previa al partido frente al Real Mallorca

RCD Mallorca y Granada CF miden mañana sus fuerzas en el Visit Mallorca Stadium a partir de las 21:00 h. Los bermellones podrían certificar su descenso a LaLiga SmartBank en el caso de no sumar los tres puntos. Por su parte, los rojiblancos necesitan los tres puntos para seguir vivos en la lucha por entrar en Europa.

Diego Martínez ha comenzado la rueda de prensa afirmando que «Mallorca siempre va a ser especial para este grupo de jugadores y cuerpo técnico, quien nos iba a decir que íbamos a estar en una situación tan buena un año después». Dejando eso a un lado, el técnico ha querido manifestar que «los sentimentalismos y la nostalgia no ayudan a competir y menos un partido tan difícil como el de mañana».

El rival

«El rival se juega la vida y la permanencia y en ese sentido sabemos que necesitamos lo mejor del equipo y lo individual de cada jugador para competir y ganar. El Mallorca me ha gustado mucho durante el año, ha seguido teniendo sus señas de identidad, en casa llevan dos partidos seguidos ganando y al final sabemos que los partidos en Primera se determinan por detalles y a ellos esta temporada ha habido momentos en los que no le han favorecido. En esta categoría hay mucha calidad y cualquier acción para un equipo como nosotros o como el Mallorca puede ser fatal, ya que tenemos que hacer muchas cosas bien para poder ganar. Son un equipo muy competitivo y parecido a nosotros. Vicente Moreno es un gran entrenador, tienen jugadores desequilibrantes como Kubo o Pozo, al que conocemos bien, y va a ser un partido muy complicado. Es un equipo que siempre se lo ha puesto difícil a los rivales».

Fatiga del equipo

«Estamos aprovechando cada segundo para recuperar, no solo a nivel físico sino también al mental y emocional, tenemos que adaptarnos. Evidentemente es el partido donde la alineación y los cambios van a estar muy condicionados por las sensaciones. Hay un estado de fatiga importante, tenemos que adaptarnos y activar todos nuestros recursos para apoyarnos en la motivación de vivir un momento único y querer seguir en esa línea de juego, de ambición y de querer competir».

▷ Leer  El Granada se niega a despertar de su sueño, (2-1)

Sobre las cábalas para entrar en Europa, Diego opina que «es tan complejo y hay tantas posibilidades que la única cuenta que nos vale es ganar en Mallorca, a partir de ahí son dos partidos y cuando terminemos el partido contra el Athletic ya veremos lo que tenemos y donde estamos en la clasificación».

Al ser cuestionado por si sería partidario de mantener los cinco cambios en los partidos, opina que «necesito tiempo, ahora mismo habla mi piloto automático, me gustaría que mañana nos dejasen hacer veinte cambios, vamos a acabar esta temporada y vayamos paso a paso. Todo el mundo está bien que es lo importante y cuando acabe la temporada ya analizaremos todo lo que ha ocurrido y lo valoraremos con más pausa».

Elogios a su Granada

«Los entrenadores dependemos de los equipos, cuando el equipo lo hace bien, gana y transmite situaciones positivas todos salimos reforzados. Este equipo ha recibido también críticas, pero tanto en el caso de la crítica negativa como la positiva este equipo ha sabido asumirlo con naturalidad. Tanto en una situación como en otra nos hemos centrado en nosotros mismos. Nos cuesta muchísimo ganar partidos en Primera. Hay que convivir con la crítica positiva y negativa con naturalidad, hemos estado muy focalizados internamente, cuando tu afición se siente orgullosa de tu equipo eso siempre es una energía positiva».

Sobre lo que hubiera sido la temporada sin las lesiones de Montoro o Quini, el técnico gallego opina que «no lo he pensado porque sería injusto con los jugadores que han entrado y que tan bien lo han hecho. Claro que me hubiera encantado contar con ellos, pero me adapto a lo que tenemos y a lo que tenemos le damos la mayor confianza. Lo que sí tengo muy claro es que en el compromiso de Montoro ha dado la vida a este equipo. El gol ante el Mallorca fue un ejemplo de compromiso y probablemente sacrificó su temporada por el equipo. Es el mayor ejemplo de liderazgo y de compromiso y ayudó a su equipo a conseguir los objetivos dentro y fuera del campo».