El delantero del Granada anotó su sexto gol de la temporada justo antes del descanso con polémica incluida

Corría el minuto 43 de partido cuando Soldado alojó el segundo gol del Granada en la portería de Moyá. Yangel Herrera sirvió un balón en profundidad a Soldado, que se encontraba en posición de fuera de juego, pero Diego Llorente conectó con el balón en semifallo y habilitó al «9» nazarí. Los futbolistas de la Real Sociedad protestaron un fuera de juego posicional de Soldado, pues el delantero se benefició de la posición que tenía al comienzo de la jugada. Ni el asistente, ni el propio Martínez Munuera apreciaron infracción alguna en el terreno de juego.

▷ Leer  La UEFA anuncia el protocolo COVID para la próxima temporada

La jugada fue revisada desde la sala VOR, pero no alertaron a Martínez Munuera de que fuese a la pantalla para revisar la jugada, por lo que la decisión ya era firme. La interpretación del colegiado es que Llorente realiza un mal despeje y que no es un rebote, por lo tanto se considera como otra jugada totalmente nueva.