El conjunto rojiblanco consigue doblegar al Alavés en Mendizorroza y se coloca con 46 puntos, certificando matemáticamente su presencia la próxima temporada en LaLiga Santander

El Granada se presentaba en tierras vitorianas con malas sensaciones tras la derrota del pasado domingo en Los Cármenes frente al Eibar. La opción de cerrar la permanencia de manera matemática seguía estando a una victoria y para este partido, Diego Martínez presentó en el campo un 3-4-3 con muchas novedades en el once, dando a oportunidades a jugadores como Martínez, Gil Dias, Azeez o Antoñín. El Alavés es uno de esos equipos a los que no les ha sentado bien en el confinamiento, ya que en los cinco partidos disputados hasta el momento, ha conseguido solo una victoria y ha sumado cuatro derrotas. Garitano puso en liza toda la carne en el asador, con esa dupla tan prolífica formada por Lucas Pérez y Joselu que este año le ha dado 21 goles al conjunto babazorro.

El partido comenzó con pocos acercamientos al área y falto de ritmo, algo que sería un presagio de lo que ocurriría durante el resto del encuentro. El Alavés intentó volcar todo su flujo de ataque por la banda izquierda, buscando la espalda de Foulquier con incursiones de Duarte, y ataques de Luis Rioja y Lucas Pérez. Fueron numerosos los centros que se enviaron desde ese perfil en la primera parte. Uno de ellos casi lo aprovecha Ximo Navarro, que se sumó al ataque pero no logró conectar un remate tras un gran centro de Lucas Pérez. El Granada, al igual que en todos los partidos desde que se reanudó la competición, arrancó con buena dinámica e intentando construir en campo contrario, pero a los diez minutos se volvió a venir abajo y el dominio era local.

Llegando al ecuador del primer tiempo y en uno de los pocos acercamientos del Granada en el primer acto y en una buena circulación colectiva del conjunto nazarí, Puertas recogió un balón en la esquina izquierda del área y su disparo lo tapó Roberto. Llegando en carrera apareció Antoñín, que recogió el balón suelto dentro del área para, con mucho suspense y tras tres toques, empujar el balón al fondo de la portería, consiguiendo el primer tanto del encuentro y su primer gol como futbolista del Granada. La reacción babazorra no se hizo esperar, y dos minutos más tarde Lucas Pérez estrelló un balón en el palo tras una magistral asistencia de tacón de Joselu, poniendo en apuros los dominios de un Aarón que hasta entonces apenas había tenido que intervenir.

En las postrimerías de la primera parte el Granada apenas pisó el área rival, pero cabe destacar el buen hacer de Soldado jugando un poco más atrasado de lo habitual, bajando a recibir balones. El Deportivo Alavés no dio con la tecla para desarmar con eficacia el entramado defensivo planteado por Diego Martínez y el Granada llegó al descanso con victoria por la mínima en el electrónico.

▷ Leer  La RFEF aplaza el Real Murcia - Recreativo Granada

En el descanso el goleador Antoñín se quedó en los vestuarios y Diego Martínez dio entrada a Darwin Machís. Al igual que en el partido de ida, el Granada salió lanzado en la segunda parte y tan solo tres minutos después de la reanudación llegó el segundo gol visitante. Tras una buena combinación del Granada, el recién ingresado en el encuentro, Darwin Machís, vio la llegada desde segunda línea de Soldado, que con hambre de gol vio como le llegaba la pelota en la frontal y con mucha calidad y con la parte interior de su bota derecha puso el balón en la escuadra izquierda de la portería.

Lejos de encontrar una rápida y eficaz reacción babazorra, el Granada se limitó a controlar el encuentro a nivel defensivo y a aprovechar algún que otro contragolpe. Garitano buscó dar un giro en el encuentro con un triple cambio que revolucionase a los suyos. En el primer balón que tuvo Burke tuvo en sus botas el gol, pero tras su potente disparo se encontró la respuesta de Aarón, que realizó una gran parada desviando el balón a saque de esquina.

Machís tuvo en sus botas poner el tercero para los hombres de Diego Martínez. Un gran balón al espacio hizo que el de Tucupita hiciese una demostración de su gran velocidad para plantarse ante Roberto, pero esta vez el meta realizó una excelente intervención, negandole la tercera diana de la tarde a los rojiblancos. Lo más destacable del tramo final del partido fue el debut en Primera división de Mario Rodríguez, que tras haber disputado minutos en Copa del Rey tuvo su premio debutando en LaLiga.

El Granada consigue una histórica victoria para sumar 46 puntos que certifican la permanencia en la jornada 33 y hacen seguir soñando con cotas más altas. Esta victoria hace que el partido del próximo sábado ante el Valencia se convierta en una auténtica final por conseguir entrar en los puestos que dan acceso a competiciones europeas.

Ficha Técnica:

Deportivo Alavés: Roberto; Ximo Navarro (Martín, 63′), Laguardia, Magallán, Duarte (Marín, 83′); Tomás Pina (Pons, 70′), Camarasa, Luis Rioja (Burke, 63′), Aleix Vidal (Édgar, 63′); Lucas Pérez y Joselu.

Granada CF: Aarón; Martínez, Vallejo, Domingos Duarte; Foulquier, Gil Dias (Mario, 88′), Azeez, Yangel Herrera (Eteki, 68′); Puertas (Víctor Díaz, 73′), Antoñín (Machís, 46′) y Soldado (Carlos Fernández, 68′).

Goles: 0-1, Antoñín (25′); 0-2, Soldado (48′)

Árbitro: Prieto Iglesias, del colegio navarro. Amonestó a los locales Duarte y Martín, y a los visitantes Antoñín y Soldado.

Incidencias: Partido disputado en el Estadio de Mendizorroza a puerta cerrada.