Foto: Ana Miñón Rada.

No hace tanto que el Granada, como aquel Betis de Lopera, «estaba en la UVI». A día de hoy, por suerte las únicas Urgencias que tienen que ver con el club nazarí son las de un aficionado que vivió una noche histórica en su puesto de trabajo en el Hospital Costa del Sol, en Marbella.

Pese a que, por ahora, prefiere mantener su anonimato, @MrXgcf – ese es su nombre de usuario en Twitter -, nos cuenta que se le fue asignado un turno de 24 horas en el día más ilusionante de la historia moderna del Granada CF, el equipo de su vida. «No paraba de hablar de ello con todos mis compañeros, estaba muy ilusionado y nervioso», comenta cuando aún no ha pasado ni un día desde que el colegiado decretó el final en La Nucía, otorgándole al Granada CF el privilegio de pisar la Europa League por primera vez.

El trabajo es siempre lo primero, más cuando se trata de algo tan serio como lo es la salud pública. Es por ello que nuestro protagonista tuvo que sacrificar la primera parte del partido y por ende, el primer gol de Roberto Soldado. Un reto complicado, aunque las redes sociales lo hacen más fácil. «Entré a Twitter y vi a todo el mundo emocionado y loco, no me lo terminaba de creer», relata. «La segunda parte sí a pude escuchar y cuando marcó el Levante rompí a llorar. Son muchos años viendo a este equipo en Lepe y otros campos así, hemos tocado el suelo tantas veces que tocar el cielo ahora es una sensación preciosa».

A pesar del grandísimo momento de euforia, esto no fue todo para alguien a quien sus compañeros estaban esperando en una sala de espera del hospital con el himno del Granada como banda sonora. El colofón a una noche emocionante que acabó «compartiendo la inmensa alegría con las redes sociales».

▷ Leer  El Granada iniciará su pretemporada el 12 de agosto

Con la temporada ya acabada, nos cuenta Mr.X que hizo la promesa con su mujer embarazada de ponerle el nombre de algún jugador o entrenador a su hijo si el equipo clasificaba noveno o mejor, lo que siempre pareció una odisea. Ahora, ambos temen tener que elegir entre los casi treinta integrantes de la plantilla. Quién lo diría…