El lateral cordobés sustituyó a Antoñín en el minuto 70 de partido

Fin del infierno para Quini. El cordobés volvió a disputar algunos minutos más de nueve meses después de su lesión ante el Deportivo Alavés en Los Cármenes.

El jjugador rojiblanco ocupó el sitio de Antoñín a falta de veinte minutos para el final del encuentro ante el Valladolid, cuando el Granada ya perdía por 0-2.

Poco pudo hacer sino mirar, desde el lateral derecho donde se ubicó, en el tercer gol que marcó Toni Villa.