Foto: Pepe Villoslada/GCF

El Granada consigue doblegar al Getafe en el Coliseum y se coloca colíder de LaLiga Santander

El Granada volvía a la competición aún con el dulce sabor de la victoria del pasado jueves ante el PSV en la UEFA Europa League. Se medía en esta ocasión a un equipo rocoso como es el Getafe, con el que llegaba empatado a diez puntos en la clasificación. Diego Martínez introdujo cuatro cambios en el equipo en comparación a los hombres que jugaron en Eindhoven. Por su parte Bordalás puso en liza a los once jugadores que vienen siendo habituales en esta temporada en el equipo madrileño.

Arrancó el fútbol en el Coliseum al igual que la tarde-noche en la ciudad madrileña, algo bronca, donde la dureza y la intensidad se adueñaron de los primeros lances de un partido que, tal y como se antojaba, iba a ser poco vistoso para los amantes del «tiki-taka». A falta de circulación, bueno es el balón parado, o eso debió pensar Diego Martínez cuando veía caer a sus hombres jugada tras jugada cerca del área azulona. En una de tantas, en tan poco tiempo, llegó la primera ocasión de peligro rojiblanca. Ángel Montoro colgó un centro medido desde la parte izquierda del ataque que Yangel Herrera no logró rematar por escasos centímetros dentro del área pequeña.

El Granada era mejor en los primeros minutos de juego, mientras que el Getafe puso sus esfuerzos en realizar constantes faltas, poco a poco más duras, para frenar la poca fluidez que podía elaborar el conjunto rojiblanco. El uruguayo Olivera fue protagonista por sus entradas. La primera de ella fue con los tacos por delante al tendón de Aquiles de Montoro, acción por la que vio la cartulina amarilla. Minutos más tarde haría otra entrada con el pie en forma de plancha sobre el tobillo de Molina, pero Gil Manzano le perdonó inexplicablemente la expulsión.

El partido tuvo más despejes que jugadas combinativas, por lo que las ocasiones generadas por los dos equipos fueron muy pocas. En el ecuador de la primera parte llegó la única ocasión de peligro del Getafe en el primer acto. Los hombres de Bordalás consiguieron robar la pelota en el centro del campo para armar rápidamente un contragolpe que finalizó con el disparo de Cucurella que consiguió taponar Germán para enviarlo a saque de esquina.

El Granada empujó en los últimos minutos de la primera parte para ponerse por delante en el marcador. El primero en avisar fue Kenedy, con un remate de espuela que terminó en córner. En la acción siguiente, un buen balón filtrado de Vallejo a Yangel Herrera dentro del área, dio pie a la acción polémica del partido. Cuando el venezolano ya estaba armando el disparo en el mano a mano, Djené se lanzó con todo y trabó al centrocampista que cayó dentro del área. Gil Manzano no lo dudó y decretó penalti. La pena máxima se encargó de transformarla Ángel Montoro, lanzando el balón raso a la derecha de un David Soria que adivinó la trayectoria pero tuvo que ver cómo el balón le pasaba por debajo de la mano.

Ya en el segundo tiempo, Bordalás movió el equipo y dio entrada a Ángel en detrimento de Jaime Mata, que se quedó en el banquillo. El conjunto azulón salió mejor que el Granada y se lanzó a buscar el empate desde el primer minuto. El primer susto lo dio el Cucho Hernández, tras aprovechar una asistencia de Olivera desde la izquierda, pero el delantero colombiano se encontró con una gran respuesta de Rui Silva, en la primera ocasión del partido en la que fue exigido.

▷ Leer  Once partidos después, el Granada gana fuera de casa

Diego Martínez cambió a sus dos hombres de banda en los primeros minutos del segundo tiempo, dando entrada a Machís y Puertas por Kenedy y Luis Suárez. El Getafe comenzó a crear peligro sobre el área del Granada, generando fútbol por las bandas y colgando muchos centros. El conjunto rojiblanco se puso el mono de trabajo para defender y empezó a achicar todos los balones que se acercaban a la meta de Rui Silva. Las interrupciones y la bronca fueron la tónica dominante del segundo tiempo, algo que el Granada intentó que jugase a su favor a la hora de ralentizar el ritmo del partido.

En el carrusel de cambios, debutó como jugador rojiblanco Nehuén Pérez, que sustituyó a Montoro y se incrustó como tercer central en la defensa nazarí. En los minutos finales del partido, el Getafe consiguió embotellar a los rojiblancos atrás, generando peligro constante. El balón parado también fue una buena baza para los de Bordalás, aprovechando los grandes lanzadores con los que cuenta. Estuvo cerca de llegar el gol del empate tras una excelente falta lateral botada por Timor que Ünal estrelló en el larguero con un potente cabezazo, que hizo temblar la portería defendida por el meta luso. En la acción inmediata, el Getafe consiguió anotar, pero el gol fue anulado por un claro fuera de juego. El Getafe siguió remando hasta el minuto 97, pero los hombres de Diego Martínez consiguieron estar férreos en defensa y pusieron el cerrojo a su portería una jornada más.

El Granada consigue otra victoria de mérito y se coloca ya con 13 puntos y colíder de LaLiga, empatado con el Real Madrid en la parte alta de la clasificación. El equipo rojiblanco volverá a jugar el próximo jueves a partir de las 21:00 ante el PAOK, en el que será el primer partido del Granada CF en el Nuevo Los Cármenes en UEFA Europa League.

Ficha técnica:

Getafe CF: David Soria; Damian Suárez, Djené, Cabaco, Olivera; Nyom (Ünal, 63′), Maksimovic (Timor, 63′), Arambarri, Cucurella; Mata y Cucho Hernández.

Granada CF: Rui Silva; Foulquier, Vallejo, Germán, Neva; Eteki, Yangel Herrera; Kenedy (Puertas, 54′), Montoro (Nehuén, 73′) Luis Suárez (Machís, 54′); Jorge Molina (Soro, 73′).

Goles: 0-1, Montoro (45+2′)

Árbitro: Gil Manzano, del comité extremeño. Amonestó a los locales Mata, Olivera, Djené, Ünal y a los visitantes Germán, Yangel Herrera.

Incidencias: Partido disputado a puerta cerrada en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe.