Foto: Ana Miñón Rada

El conjunto rojiblanco disputa mañana su primer partido de fase de grupos con la ciudad atravesando un duro momento a causa de la segunda ola de coronavirus

Cinco minutos antes de las 19 horas de mañana afronta el Granada C.F. su primer partido en una fase de grupos europea en sus longevos 91 años de historia. Durante noventa minutos, los granadinos dejaremos de lado toda la presión ejercida por la segunda ola de coronavirus que asola media Europa. La cruda realidad es que la situación en nuestra ciudad es grave y sólo hay una manera de que hasta la Alhambra más vacía de los últimos años se lleve una alegría en tiempos tan oscuros: el Granada C.F.

▷ Leer  Diego Martínez: "Han sido dos semanas de verdadera pesadilla"

Mañana el pilar principal de este equipo de ensueño, su afición, no podrá viajar hasta los Países Bajos. Pero la comunión trabajada en los últimos años entre equipo y afición es tan sólida y resistente que ni un virus permitirá que Diego Martínez y sus pupilos no escuchen a alguien desde tierras herradureñas, iundenenses o accitanas animar a su equipo.

Que una mala situación -sin menospreciarla, por supuesto-, no enturbie algo que llevamos esperando toda una vida. Algo que veíamos de cerca sólo en la videoconsola. Por Granada, para esconder por un rato todos los problemas; y para su gente, que tanto te aprecia y te vive desde casa por un tiempo.