Jorge Molina y Joaquín pugnan por un balón. Foto: Pepe Villoslada/GCF

Los rojiblancos pagan caro sus errores y encajan tres goles en un día aciago para los de Diego Martínez

Tras el atropello en San Sebastián -propiciado por LaLiga-, el Granada volvía a competir con todos los disponibles ante el Real Valladolid. El conjunto blanquivioleta asestó un golpe psicológico a los nazaríes justo antes del descanso por medio de Óscar Plano rematando en el primer palo un centro de Guardiola.

En la segunda parte, fue Marcos André el encargado de meter más distancia con una jugada en la que Duarte reculó mucho y el brasileño disparó cruzado al fondo de las mallas de Rui Silva, que a pesar de rozarla, no logró evitar el tanto.

Domingos Duarte acortó distancias tras una prolongación de Foulquier para que el luso rematara a placer. Ya con el partido casi cerrado, Milla cometió un error garrafal que provocó el tercer gol del cuadro de Zorrilla, obra del debutante Jota.

▷ Leer  Diego Martínez: "Tenemos que levantarnos porque desde las derrotas uno también puede crecer"

(HABRÁ AMPLIACIÓN)