Recibimiento al autobús de los jugadores en Pintor Manuel Maldonado. Foto: Granada CF

El Granada despide un 2020 inolvidable para su afición. Séptimo en Liga, en dieciseisavos de la Europa League y clasificado para la segunda ronda de Copa del Rey. En esta entrega repasaremos todo lo que ha deparado este año desde enero hasta abril

Si hay algún equipo que podía superar los hitos logrados en 2019, ese era el Granada CF; y lo hizo con creces. Los rojiblancos comenzaron enero con una sufrida victoria ante el Mallorca en la que el único tanto nazarí fue obra de Ángel Montoro, que recayó de su lesión.

‘Tourmalet’ en enero con cinco partidos seguidos fuera de casa

Al ver esto, seguro que se acuerdan de los pases que completó el Granada en una Copa del Rey que «había que tirar», como dijeron algunos. Los pupilos De Diego Martínez visitaron El Barrio de Tamaraceite, en Gran Canaria, donde vencieron por la mínima con gol de Puertas en un escenario en el que nos gustaría jugar ni a la peña ‘Los Cojonous’.

Posteriormente, se visitaría el Camp Nou, una empresa difícil de la que el Granada casi rescata algo más que un punto si el disparo de Eteki no llega a estrellarse contra la madera y el colegiado no se achantase ante un ‘grande’ expulsando a Germán. Al final se decantó por un gol del de siempre -Messi- en el 75′. No dejaron de pensar los rojiblancos en Cataluña, y el equipo no volvió a la Ciudad de la Alhambra; ya que entre semana se disputaría la tercera ronda copera ante el Badalona. Un partido cuyo marcador abrió el bueno de Köybasi y que finiquitaron en la prórroga Gonalons y Carlos Fernández.

El mejor año futbolístico de nuestras vidas (I), GranadaCFWeb
El Granada supera al Badalona con sufrimiento. Foto: Agencia LOF

A mitad de este ‘Tourmalet’, el Sevilla doblegó al Granada en el derbi en el Ramón Sánchez-Pizjuán, donde debutó la nueva incorporación rojiblanca, Jesús Vallejo, procedente del Real Madrid.

Para terminar este menú post-navideño, los nazaríes se jugaban el pase a los cuartos de final de la Copa del Rey en Badajoz. Algo que consiguió -no sin sufrir- con goles de Álex Martínez, Soldado y Carlos Fernández de nuevo en la prórroga; en cuatro partidos, tres prórrogas.

En el mes de febrero ya se empezaba a escuchar algo sobre un virus que asolaba China, y más concretamente Wuhan, llamado SARS-COV-2, pero que parecía muy lejos para preocuparse. En la mente de la parroquia rojiblanca estaba el duelo de cuartos de Copa ante el campeón, el Valencia; pero antes había que superar el duelo ante un alicaído Espanyol, que se superó con una vibrante remontada.

Antes de que los menos puntuales tomaran asiento, Soldado abrió el marcador en los cuartos ante su ex-equipo en el minuto tres, hecho que provocó un estallido de alegría en Los Cármenes, que aún veía el pase a semifinales como algo quimérico. El Granada fue una apisonadora en la primera mitad, pudiendo ampliar y sentenciar el partido sin los intentos de Foulquier y Herrera no llegaran a estrellarse contra la madera. Se condonó al conjunto del Turia, y Rodrigo empató antes del descanso. La segunda mitad fue una tónica constante de la primera. Un espejismo que se hizo real en el minuto noventa, cuando Jaume Costa tocó el balón con el brazo y el colegiado decretó penalti tras previa consulta con el VAR. Soldado lo materializó y Granada volvía a ver a su equipo en una semifinales de Copa del Rey 51 años después.

El mejor año futbolístico de nuestras vidas (I), GranadaCFWeb
Soldado celebra el segundo tanto arengando a la grada. Foto: Ana Miñón Rada

Aún con la resaca del pase, y ya con la vista puesta en semifinales contra el Athletic Club, la escuadra de Diego Martínez se plantó en el Wanda Metropolitano con un once repleto de suplentes, pero que dio la cara a pesar de caer por la mínima.

Salir vivos de San Mamés

Ese era el pensamiento de toda la afición granadinista el 12 de febrero. En un ambiente sobrecogedor se jugaba el Granada el poder pelear su presencia en una final copera. El Athletic hizo su papel de equipo favorito llevando el ritmo del partido y las ocasiones, y se adelantaron al borde del descanso por medio de Muniain tras un control con el hombro dudoso de Williams.

▷ Leer  El partido de nuestras vidas

La segunda parte fue un huracán sobre la zaga rojiblanca, que intentaba aguantar las embestidas athleticzales. Fue ahí cuando emergió la figura de Rui Silva, mostrando su poderío bajo palos y salvando a su equipo en un partido donde el VAR anuló dos goles a los vizcaínos. Finalmente, los nazaríes consiguieron salir vivos de San Mamés para que Los Cármenes dictara sentencia.

Un mes de febrero que en el que el cuadro granadino sorprendió a medio gas remontando al Valladolid en los últimos minutos, venciendo de manera contundente en El Sadar con una gran actuación de Machís, y empatando a cero en Los Cármenes ante el Celta antes de la vuelta frente al Athletic.

Declarado el ‘Estado de Remontada’

Toda la provincia granadina puso su granito de arena para marcar el primer gol de la vuelta de las semifinales. Desde banderas del Granada en la Costa Tropical, al vallado de la Fuente de las Batallas. Hasta Miguel Ríos sacó una nueva versión de su Bienvenidos, pero adaptada al Granada CF. Incluso las líneas de autobuses y el Metro rezaban en sus pantallas el ¡Vamos mi Granada!. La Alhambra también jugó su papel, y en la Torre de la Vela izó una bandera rojiblanca con el escudo del equipo.

Todo ello creó un ambiente único jamás vivido en la provincia. Algo impensable hasta hace apenas unos años. Eso, unido al recibiendo más grande de la historia de Pintor Manuel Maldonado fue un gol psicológico; un chute de adrenalina para cada aficionado y jugador.

El mejor año futbolístico de nuestras vidas (I), GranadaCFWeb
Ambiente en la grada en la vuelta del Granada – Athletic Club. Foto: Ana Miñón Rada

El Granada, alentado por su afición dio la vuelta a la eliminatoria con goles de Carlos Fernández y Germán, ambos a balón parado. Pero ahí estaba Yuri para aguar la fiesta granadinista y despertó a los nazaríes del sueño finalista a nueve minutos del final.

Muy fea se puso la cosa en España con el COVID-19, y ya se oían voces que vaticinaban unos meses muy duros ante la desatención que se tuvo al virus en muchos aspectos. No obstante, LaLiga siguió su cauce una jornada más, donde un herido Granada visitaba al Levante en el Ciudad de Valencia y sacó un buen empate de honor gracias al tanto de Machís.

El momento que cambió nuestras vidas

Al frente aguardaba el Getafe, y se suspendieron partidos del fútbol andaluz por la evolución de la pandemia, al igual que hizo la RFEF con Tercera y Segunda B por dos semanas. LaLiga se unió a la suspensión un día después, quedando paralizadas de esta manera la Segunda y Primera división española por dos jornadas.

El 14 de marzo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, declaró el Estado de Alarma en todo el territorio nacional y además se decretó un confinamiento domiciliario por 15 días -que finalmente se acabó prolongando 2 meses-. Ante la delicada situación vivida en los hospitales granadinos, el Granada CF puso en marcha su ola de solidaridad. Primero, desinfectando mascarillas a aquellos centros e instituciones cuya necesidad es fehaciente como son las fuerzas y cuerpos de seguridad, profesionales de primera necesidad y asociaciones de atención a colectivos de Granada y provincia. Posteriormente fue el ya ex-mandatario John Jiang quien realizó una donación de 10.000 mascarillas a España.

El mes de abril estuvo marcado por las dudas de los abonos, resueltas a la perfección por la entidad, y la incertidumbre del futuro de LaLiga, aunque el mes acabó con buenas noticias como la preparación de la Ciudad Deportiva para la vuelta a los entrenamientos, y la aprobación del protocolo de la vuelta a estos a partir del 4 de mayo por parte del CSD. Algo de luz para el fútbol en medio de tanta oscuridad…

[CONTINUARÁ]