El conjunto rojiblanco anota los goles del empate en los últimos minutos para salvar un punto

Granada y Huesca se enfrentaban por primera ven en Primera división en un partido que se preveía muy complejo por las necesidades de ambos equipos. Y qué mejor escenario para hacerlo que en Los Cármenes y en un partido con muchísimos conocidos. En el cuadro rojiblanco, Machís y Herrera vistieron la camiseta azulgrana en su tiempo; mientras que Gastón Silva, Andrés Fernández y Mikel Rico -este último dejando grato recuerdo en la parroquia nazarí. El Huesca no ha ganado todavía en las 12 jornadas ligueras ya disputadas y ocupando el farolillo rojo; hecho por el que los visitantes salían con más necesidad al tapete del Zaidín. 

La escuadra rojiblanca dio síntomas nada más comenzar de lo que llevamos viendo últimamente; nervios en la zaga e incertidumbre en ataque. Quizá el primero de ellos propiciado igualmente por la gran actuación de Sandro, que recuperó el nivel de partido mostrado en su etapa como malaguista. El canario ya dio muestras del dolor de cabeza que iba a suponer para la zaga local, con acciones individuales sobresalientes, como el autopase de espuela sobre Germán, o la asistencia que brindó al exrojiblanco Rico, que abrió el marcador con un cabezazo cruzado inapelable. 

El conjunto altoaragonés no dominaba el juego, pero tampoco dejaba pasar al Granada de la zona de tres cuartos, algo que se sumaba a las dificultades físicas presentes desde el principio. No obstante, uno de los que se mostró mejor físicamente fue Luis Suárez, quien está en un momento de forma excelente. Ya avisó el cafetero al estar a punto de aprovechar un fallo en la zaga oscense, pero a dos del final llegó el premio. Esa presión alta ejercida por la escuadra de Diego Martínez surtió efecto en un contraataque orquestado por Puertas y finalizado con fe tras la recuperación de Suárez y definición del mismo a pase del de Benahadux. 

Este gol hacía presagiar una mejoría en la segunda parte por parte de los rojiblancos. Además, Diego Martínez dio entrada a Yangel Herrera y Soldado en el descanso. Está claro que Yangel no está en su mejor momento, y eso es debido a la alta carga de partidos a los que están sometidos los pupilos del vigués. A los cuatro minutos de que Alberola Rojas diera el ‘Next’ al segundo asalto, Borja García entrando al área como Pedro por su casa, aprovechó un centro de Ferreiro para poner el segundo tanto oscense. 

▷ Leer  Paco López: "Queremos darle continuidad a un trabajo excelente"

El recién ingresado Yangel fue entrando poco a poco en el partido e intentó poner la igualada en un disparo típico de los suyos que se acabó estrellando en la madera tras una gran intervención del joven Álvaro Fernández, que rozó lo justo y necesario. Lo intentó también Suárez a balón parado, pero su testarazo lo repelió también el meta madrileño, que estaba completando una actuación excelsa.

A 12 del final, Diego Martínez quiso poner toda la carne en el asador dando entrada a Quini y a Molina por Foulquier y Neva. Un cambio ofensivo que propició un cambio de dibujo y se pasó a defensa de tres, con dos en la medular y cinco atacantes. Poco resultado tuvo esto. A ocho del final, la falta de entendimiento entre Knedy y Rui Silva en una salida del meta luso, hizo que Okazaki, rematando desde Japón, pusiera el balón directo al fondo de las mallas. 

Parecía estar sentenciado el encuentro -o eso mismo pensó el conjunto altoaragonés-, y en el minuto 88, Molina recortó distancias peinando un centro de Machís. Algo empezaba a proveerse en las mentes de todo aficionado rojiblanco, pensando que estos jugadores son capaces de pasar de lo peor a lo mejor en apenas minutos. Y así fue. Kenedy quiso quitarse la espinita del tercer gol con un centro medido al área que cabeceó el capitán Germán a la red. 

En esta locura todo podía pasar, y en un una contra muy buena, Molina quiso vestirse de héroe, pero ya era demasiada locura, y su disparo acabó repelido por la madera. Una locura que no debe nublar aquello que es visible; y es que este equipo está desconcertado y por minutos perdido, pero que nunca dice la última palabra.

Ficha técnica

Granada C.F. [3]: Rui Silva; Foulquier (Jorge Molina, 78′), Germán, Domingos, Neva (Quini, 78′); Eteki (Yangel Herrera, 46′), Gonalons, Milla (Kenedy, 67′); Suárez, Puertas (Soldado, 46′) y Machís.

S.D. Huesca [3]: Álvaro Fernández; Maffeo, Pulido, Siovas, Galán; Borja García (Escriche, 85′), Mikel Rico (Okazaki, 64′), Mosquera, Ferreiro (Juan Carlos, 85′); Sandro (Ontiveros, 70′) y Rafa Mir (Doumbia, 64′).

Goles: 0-1, Mikel Rico (21′); 1-1, Luis Suárez (43′); 1-2, Borja García (49′); 1-3, Okazaki (82′); 2-3, Jorge Molina (88′); 3-3, Germán (90′).

Colegiado: Alberola Rojas (colegio castellano manchego). Amonestó a los locales Foulquier y Germán.

Incidencias: Partido disputado en el Nuevo Los Cármenes de Granada, correspondiente a la jornada 12 de LaLiga, sin presencia de público en las gradas.