El cancerbero vasco regresa a la que fue su casa donde enseñó una camiseta a favor de los presos de Alsasua en la fiesta tras la clasificación europea

En el último partido de Liga del pasado curso, el Granada consiguió una histórica clasificación a competiciones europeas por primera vez en sus longevos noventa años de historia. La celebración sobre el verde tras golear por cuatro goles a cero al Athletic Club trajo sus consecuencias en la entidad al lucir el portero del filial Unai Etxebarria una camiseta en apoyo a los ocho condenados por agredir a guardias civiles en Alsasua (Navarra).

‘Altsasuak aske’, rezaba la camiseta, que en castellano significa ‘Los de Alsasua libres‘, unido a un ‘Stop montajes policiales‘. Este hecho, unida a la presión ejercida por el grupo municipal de Vox en el Ayuntamiento de Granada, provocó que la entidad le abriera al de Getxo un expediente disciplinario.

Sin embargo, el detonante de la decisión de rescindir el contrato de Unai, al que aún le quedaba una temporada en el club nazarí, no fueron las proclamas en favor de los jóvenes navarros, sino su mal rendimiento bajo los palos del filial rojiblanco, donde encajó veintidós goles en diecisiete partidos, y Andorinha le quitó el puesto en cuanto llegó al club.

▷ Leer  Lograr los tres puntos ante un rival similar

Ahora, el jugador visita Los Cármenes como jugador del Valencia CF, a quien Javi Gracia ha citado como tercer portero con el dorsal 42.