Piña para celebrar uno de los goles en el Mariano González. Foto: Pepe Villoslada/GCF

Los de Diego Martínez se clasificaron para cuartos de final de Copa por segunda vez consecutiva en otra tarde-noche movida en Granada

Este grupo no se cansa de hacer historia. Y lo mejor de todo es que para cualquier aficionado rojiblanco esto va siendo cada vez más normal, común; incluso más que ir de cervezas en los tiempos que corren. El caso es que el Granada no dio posibilidad alguna al Navalcarnero con un partido muy serio desde el pitido inicial de Alberola Rojas hasta que este decretó el final.

En lo que al partido respecta, el gol de ‘mariscal’ Germán coincidió con el primer terremoto fuerte de la tarde en Santa Fe, de 3.3 mbLg. No falló tampoco Soro. El de Ejea de los Caballeros siempre que sale no defrauda y tras una gran jugada personal de Quini, anotó el segundo. No digamos ya de los goles de Vico y Soldado, los dos de bella factura para robarle al Navalcarnero lo de ‘Artístico’.

En el descanso, hubo otro terremoto aún más fuerte que el anterior, de 4.3 Mw, también en el municipio santaferino, que junto a Atarfe sus vecinos están viviendo una auténtica pesadilla estos últimos días. Estos movimientos de las placas fueron captados en directo en GranadaCFWeb Radio, durante la retransmisión del partido, aunque a pesar de todo, hicieron un gran trabajo.

Ya en la segunda parte, Diego Martínez dio oportunidad a Isma Ruiz, que no jugaba desde la primera eliminatoria copera ante la AD San Juan. La joven perla granadinista estuvo al nivel de sus compañeros y no defraudó. Incluso Foulquier, en el punto de mira de la afición tras sus últimas actuaciones se animó a dibujar la manita gracias a un pase de Soro.

▷ Leer  Yan Eteki sufre una lesión fibrilar de grado II en el isquiosural derecho

Quien no podía faltar a su cita con el gol era el de siempre; otro que venía a retirarse como Soldado, solo que con tres años más (38). Y ese es Jorge Molina. El alicantino hizo muestra de su compromiso con un gran encuentro disputado en Navalcarnero, y también de su olfato goleador con un tanto a disparo cruzado tras asistencia de Puertas, este último otras de las buenas noticias del KO copero. Parece que el almeriense recupera sensaciones poco a poco.

Lo único que dejó un mal sabor de bocata pesar del 0-6 y de la clasificación para cuartos de final, fue la lesión de Quini. El lateral cordobés volvió dejando el listón alto pero algo notó en su pierna, con pinta muscular, que a pocos minutos del final le obligó a darle su relevo a Jesús Vallejo.

De nuevo este equipo dio alegrías a su afición. Ante una tarde de tanto movimiento sísmico en Granada, el cuadro de Diego Martínez se empeñó en que su afición celebrara más goles que terremotos percibidos a pesar del respeto y miedo que esto supone. Ayer, a 435 kilómetros de la capital nazarí un grupo de amigos volvió a hacer historia.