De Burgos Bengoetxea no anuló el segundo tanto del Barcelona, cometiendo un error flagrante al existir mano de Busquets en la recuperación del balón

Así no se puede, o eso deberán pensar muchos de los aficionados del Granada que estén viendo el partido ante el Barcelona. Corría el minuto 35 de partido cuando Sergio Busquets robó el balón con la mano, de forma muy clara, a Yangel Herrera en el centro del campo. El centrocampista catalán recogió la pelota y se la dio a Griezmann para armar un contragolpe que acabó con el tanto de Leo Messi. Ni de Burgos Bengoetxea, que estaba justo delante de la acción, ni Pizarro Gómez desde el VAR decidieron anular el gol de Messi por la infracción previa que cometió Busquets.

▷ Leer  Del Cerro Grande arbitrará el Málaga-Granada

Tras el gol, el partido se le puso muy cuesta arriba al Granada, encajando el tercer tanto minutos más tarde tras una falta botada por Messi. De Burgos Bengoetxea cometió un error claro y manifiesto ya que, como se aprecia en la imagen, Sergio Busquets se ayudó del brazo para robar la pelota a Yangel Herrera. El gol de Messi no debió subir al marcador.