El conjunto de Diego Martínez vence en el derbi de Andalucía oriental y se clasifica para la siguiente ronda

Dos años después volvían a verse las caras Málaga y Granada en un derbi muy diferente a los demás. Sin público y en Copa del Rey. Un encuentro que abrió Fede Vico pasado el cuarto de hora de la primera mitad con un lanzamiento de falta que se coló en la portería de Juan Soriano con ayuda de Escassi.

Pocos minutos después, la sociedad Soro-Molina brindaría otro gol para los intereses nazaríes. Un 0-2 con el que el Granada tendría que aguantar el resto del partido. Aunque ya en la segunda mitad a catorce del final, Caye Quintana se encargaría de poner un poco de pimienta al duelo. Pese a ello, los pupilos de Diego Martínez resistieron y lograron el pase a los octavos de final de la Copa del Rey.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)

▷ Leer  Robert Moreno: “El principal objetivo es consolidar al equipo en Primera división”