Luis Milla intenta superar la zaga malaguista en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey en La Rosaleda. Foto: Pepe Villoslada/Granada CF

Málaga y Celta desearon a los granadinos que todo vuelva a la normalidad lo antes posibles, así como que no hubiera daños personales ni materiales

Los terremotos sufridos anoche con epicentros en Santa Fe, Cúllar Vega y Atarfe provocaron una ola de pánico entre los granadinos, que bajaron a las calles durante el toque de queda por miedo a réplicas más fuertes. En total fueron 40 terremotos en una noche de pesadilla y pánico para toda Granada, y sobre todo para los santaferinos; los más fuertes de 4.2, 4.3 y 4.5 en la escala Richter.

Las reacciones en algunos equipos de fútbol no se hizo esperar. El primero en mandar ánimos a la población fue un club que nunca falla, el Málaga CF, quien expresó su deseo de que los movimientos cesaran cuanto antes.

El presidente del Sevilla FC, José Castro, fue otro de los que se preocuparon por los seísmos en la provincia de Granada. El presidente de la entidad hispalense mostró su apoyo a los vecinos que estaban en la calle, entre ellos su hermana, confesó a El Partido de COPE.

Otro de los clubes que dedicó un mostrar su apoyo a Granada fue el próximo rival de los rojiblancos en Liga, el RC Celta de Vigo. El club vigués, que visita el Nuevo Los Cármenes el domingo a las 18:30 horas, deseó que todo volviera a la normalidad cuanto antes.

▷ Leer  Un Granada al límite sucumbe ante un arrollador Real Madrid (1-4)

Estos mensajes de solidaridad en momentos tan complejos fueron correspondidos por parte de una afición rojiblanca muy agradecida en un claro gesto de Fair Play.