Pozo disputó los noventa minutos del duelo ante su ex-equipo, con el que consiguió el ascenso a Primera

El Granada CF sigue sin conocer la victoria en Ipurúa tras caer por 2-0 con doblete del joven barbateño Bryan Gil. En el conjunto eibarrés está uno de los héroes del ascenso de los rojiblancos la temporada 2018/19: Alejandro Pozo. El lateral de encuentra cedido en la SD Eibar hasta final de temporada procedente del equipo de su tierra natal, el Sevilla FC.

Pozo llegó al Granada el verano de 2018 de la mano de Diego Martínez, conocedor de las virtudes del hervense. A quien dirigió en las categorías inferiores del Sevilla donde lograron otro ascenso con ex-rojiblancos como José Antonio Martínez, quien también perteneció al Eibar hasta hace bien poco cuando fichó por el Dallas, Bernardo Cruz, o Fede San Emeterio.

Como rojiblanco, Pozo disputó 31 partidos vistiendo rojiblanca horizontal; además alcanzó el centenario de partidos en la categoría de plata tras el partido contra el Alcorcón -el último de aquella temporada en el feudo nazarí-. Bajo la tutela del vigués anotó cuatro goles y dio una asistencia, desplegando además un buen nivel de juego. Comprometido con su equipo, llegó a besar el escudo del Granada tras anotar el gol de la victoria contra el Almería en Los Cármenes, una imagen que tiene presente la parroquia rojiblanca aún hoy en día.

▷ Leer  Yan Eteki sufre una lesión fibrilar de grado II en el isquiosural derecho
Un héroe del ascenso en las filas armeras, GranadaCFWeb
Pozo besa el escudo del Granada tras anotar el único tanto ante el Almería. Foto: Pepe Villoslada/GCF

Verdugo en otras ocasiones

El ‘giraldillo’ se ha enfrentado al Granada un total de cuatro ocasiones como profesional. Dos con el Sevilla Atlético, donde lograron la victoria en Los Cármenes por 1-2, y 0-0 en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros. Una con el Mallorca la pasada campaña, donde los nazaríes lograron salir victoriosos del Visit Mallorca Estadi por 1-2 manteniendo así las posibilidades de acabar en posiciones europeas a una jornada del final; contrastando así con la cara de los bermellones, quienes consumaron su descenso a Segunda División aquel día. Y la última hoy con la elástica azulgrana, alargando la maldición de Ipurúa tras vencer los armeros por dos goles a cero.