El técnico granadinista atendió a los medios de comunicación en la rueda de prensa telemática previa al partido ante el Nápoles

El Granada afronta mañana uno de los partidos más importantes de su historia. El conjunto rojiblanco se medirá al Nápoles en Dieciseisavos de Final de la UEFA Europa League. Diego Martínez ha atendido a los medios de comunicación en la rueda de prensa telemática previa a este histórico partido, en la que ha realizado un profundo análisis de lo que será el choque de mañana.

El técnico rojiblanco ha comenzado la rueda de prensa afirmando que «estamos ante una cita histórica, es un momento único. Nos enfrentamos a un grande de Italia y un equipo plagado de gran talento y experiencia en competición europea. Es una eliminatoria de 180 minutos, es un momento bonito e ilusionante».

Cómo afronta el equipo el partido

«Con naturalidad. No tenemos mucho tiempo para darle vueltas al partido, sólo tenemos tiempo para prepararnos. Tenemos que tener el foco en el ahora y en el presente. Hablo con una gran serenidad y confianza, tengo un grupo de jugadores extraordinario que comparten unos valores que ponen al servicio del equipo».

Las bajas y el aspecto táctico del choque

«Respecto a las bajas, no sabemos. Tenemos que agotar hasta el último momento. En cuanto a lo táctico, nuestra gestión del partido tiene que ver que con lo que tengamos disponible. Tenemos que organizarnos para competir, porque realmente nuestros esfuerzos son lo que más condiciona. Vamos a tener que sacar distintos recursos durante la eliminatoria y vamos a tener que ser camaleónicos. Particularmente deseo que estén lo mejor posible todos y cada uno de los jugadores».

La disponibilidad de algunos jugadores

«A Maxime Gonalons y Yangel Herrera los he visto poco en los últimos días por sus lesiones. Ante el Atlético los vi bien, pero tenemos que ir con mucho cuidado, exactamente igual con Eteki y Montoro. Queremos que estén todos, pero hace más tiempo se concentraron todas las bajas en el lateral derecho, hace unas semanas en el centro del campo y ahora en la delantera. Cuando yo pregunto a mis jugadores en las charlas que quién quiere jugar de delantero levantan todos la mano, hasta los porteros, y eso es lo importante, las ganas de querer sumar y aportar entre todos«.

Al ser cuestionado por la importancia del partido de ida en este tipo de eliminatorias, Diego Martínez asegura que «lo que me dicen las experiencias a doble partido es que rara vez se deciden en un solo partido. Me gustaría recordar los partidos como el de Albacete, Tenerife en casa o cuando fuimos a Mallorca. Ahí esta el espíritu de este equipo, teníamos las mariposas en el estomago, es otro tipo de motivación y ese espíritu lo tenemos que rescatar. Ese espíritu queremos transmitirlo a todos los jugadores que están con nosotros».

▷ Leer  El de azul decantó la balanza (2-1)

Sobre las bajas de los dos equipos

«Todos los equipos tenemos que adaptarnos a vivir con las bajas. Me hubiese gustado que hubieran estado todos, especialmente los míos. Es algo habitual en este nuevo fútbol y tenemos que adaptarnos. El Granada es el equipo con más partidos en España. 37 partidos y estamos en el mes de febrero. Un equipo como el nuestro, que a excepeción de 2 o 3 jugadores, ninguno había jugado tantos partidos en una temporada. Por eso este equipo y estos jugadores tienen tanto mérito. Estamos compitiendo bien en todas las competiciones y adaptándonos a las adversidades que nos toca vivir».

Al ser cuestionado por las claves emocionales del partido, el técnico gallego ha sido tajante, «no puedo diferenciar entre emocional, físico y táctico. Todo va de la mano y todos los factores afectan a todo. Desde esa versión mas integral, lo importante es que en función de cada partido tiremos de lo necesario. Ahí está lo bonito y es la tremenda riqueza táctica. De ahí lo de camaleónicos. A nosotros no se nos entendería sin la pasión».

Diego Martínez cree que la regularidad de su equipo se debe a que «tengo un equipo con unos jugadores extraordinarios, sobre todo en lo que tiene que ver con el equipo y ponen el equipo por delante de ellos mismos y por eso son los protagonistas».