El técnico granadinista atendió a los medios de comunicación en la rueda de prensa telemática posterior al partido ante el Nápoles

El Granada ha vuelto a escribir una página dorada en su historia en la tarde-noche de hoy. El conjunto rojiblanco ha eliminado al Nápoles en Dieciseisavos de Final de la UEFA Europa League y accede a Octavos de Final en su primera participación en competición europea. A pesar de la derrota por 2-1, el Granada hizo valer la ventaja de la ida en Los Cármenes y deja por el camino a uno de los grandes favoritos para hacerse con este título europeo, el Nápoles. El técnico granadinista atendió a los medios de comunicación en la rueda de prensa telemática posterior al partido.

Diego Martínez ha comenzado la rueda de prensa afirmando que «es algo histórico, lo que ha hecho este equipo es una gesta. Para todo el granadinismo, explorar estos caminos, unos Octavos de Final de UEFA Europa League y a pesar de todas las circunstancias, eso da mas valor a lo que ha hecho este equipo. En todas las quinielas estábamos eliminados tras el sorteo y el equipo hoy ha hecho una gran primera parte a pesar de haber encajado el gol en el minuto 2. El equipo es la fuerza de este Granada, el ejercicio de supervivencia es total y mostrar nuestros valores en este partido hace sentir orgulloso al equipo».

El equipo se ha dejado el alma

«Es cierto que si llegábamos en una situación límite, se ha puesto límite al cuadrado. Desde el calentamiento hemos perdido una de nuestras principales bazas ofensivas, luego durante el partido han ido cayendo más jugadores y hay jugadores que no debían haber jugado hoy. Se han dejado todo lo que tenían dentro y eso habla de nuestros valores. El equipo, a pesar de encajar, ha seguido convencido en el plan de partido y ha seguido luchando. Con los cambios y las bajas era muy difícil seguir con ese guión de partido. El equipo ha demostrado que se ha dejado el alma y hay que darle las gracias a este equipo».

▷ Leer  El de azul decantó la balanza (2-1)

La suerte de tener este equipo

«Nos enfrentábamos a un equipo al que su presupuesto era muy superior al nuestro y ya sabíamos que nos iba a tocar sufrir mucho. Uno tiene la suerte como entrenador de tener a jugadores como el que tengo al lado (Puertas), al que he metido en muchos embolados y es alguien que se merece vivir lo de hoy. Es un orgullo como entrenador entrenar a este tipo de jugadores. En el descanso le hemos comentado al equipo que estábamos orgullosos de vivir esta situación con ellos porque juntos lo íbamos a sacar adelante».