Foto: Pepe Villoslada/GCF

El Granada cae eliminado de la Copa del Rey tras perder en la prórroga ante el FC Barcelona

Otra noche histórica de fútbol en el Estadio Nuevo Los Cármenes, aunque esta vez faltaba lo más importante de este equipo, la afición. Dos equipos con aspiraciones bien distintas se veían las caras en el coliseo granadinista para tratar de conseguir el pase a las semifinales de la Copa del Rey. El Granada CF, muy mermado en el centro del campo, presentó un once con mucha rotación, en el que la principal novedad fue la presencia del portero valenciano Aarón Escandell. Víctor Díaz, Soro o Puertas volvieron a tener presencia en el once inicial de Diego Martínez para medirse al FC Barcelona. El conjunto culé salió con un equipo muy titular al campo, con la única presencia de Umtiti o Trincâo como jugadores «no habituales».

El partido comenzó con inicio muy dominador del FC Barcelona, que secuestró la pelota durante el primer tramo de la primera parte y no dio respiro a un Granada que se tuvo que poner el mono de trabajo defensivo desde los primeros minutos. Araujo puso a prueba a Aarón en la primera jugada del partido tras un gran centro de Trincão, pero el valenciano demostró lo bien que entró al choque tras la oportunidad brindada. El acoso blaugrana era total, y en el minuto seis de partido, Aarón realizó una doble parada sensacional para mantener vivo a su equipo. Primero sacó un pie milagroso a un disparo de Messi y después una palomita a mano cambiada a un remate de Trincão desde dentro del área.

Pasados los primeros quince minutos, el monólogo culé seguía siendo un hecho en el recinto del Zaidín. El Granada se defendía con todo, ante el embotellamiento cesante de los hombres de Ronald Koeman, mientras que esperaba encontrar al contragolpe una ocasión que le metiese en el partido. Un buen pase de Montoro, una buena carrera de Soldado y un defectuoso remate de Puertas dentro del área sirvieron para crear esa primera ocasión de peligro nazarí que anhelaban los locales. El remate del almeriense se marchó cerca de la portería de Ter Stegen.

Messi dispuso de una ocasión de las que más le gustan, de falta directa. Bien de distancia, bien de colocación, perfecta para el rosarino. El disparo con la zurda se fue yendo hacia la portería del Granada con la típica rosca del «10», pero se encontró de nuevo con las manoplas de un inconmensurable Aarón Escandell, que se empeñaba en ser protagonista en el día de hoy.

Cuando el Granada se vio vivo en el partido, comenzó a subir un poco más sus posiciones, estirándose y presionando al Barça. En una de esas presiones llegaría el primer tanto del partido. Soro presionó a Umititi dentro del área, le robó la cartera al francés y sacó un majestuoso pase de la muerte para que Kenedy batiera a placer a Ter Stegen y para poner el primer gol en el marcador.

El Barça trató de reaccionar tras encajar el tanto, pero a punto estuvo de llegar el segundo gol de Kenedy en un disparo que se fue desviado a escasos metros de la portería visitante. El equipo culé dispuso de una ocasión más de peligro antes de llegar al descanso, que desbarató Domingos Duarte casi en la línea de gol para mantener la ventaja por la mínima de los suyos en el camino hacia los vestuarios.

La segunda parte no pudo empezar mejor para los intereses rojiblancos. Diego Martínez dio entrada a Machís y Foulquier por unos fatigados Víctor Díaz y Kenedy que se desfondaron en los primeros 45 minutos. En el primer ataque de la segunda parte, llegó el segundo gol del partido. Montoro mandó un balón largo hacia la carrera de Soldado con Umtiti, para que el delantero dejase en la cuneta al central y, en el mano a mano ante Ter Stegen, pusiera el 2-0 en el marcador para los nazaríes.

El sobresalto del segundo gol cogió muy desprevenido a un Barça que se encontró con un doble resultado adverso nada más comenzar la segunda mitad. La frescura de Machís por la banda derecha dio mucho aire al Granada, que encontró por la banda del venezolano una válvula de escape ante la alta presión blaugrana.

Al igual que en la primera parte, a través de la posesión encontró el Barça su mejor momento del partido. El primero en avisar fue Messi, que nuevamente se encontró con una espectacular mano abajo de Aarón Escandell. Un minuto más tarde el que encontró portería fue Trincâo, pero su remate se estrelló en el larguero e hizo temblar los cimientos del Nuevo Los Cármenes. La entrada de Dembelé por Trincão y de Braithwhite por Umtiti fue una declaración de intenciones de Ronald Koeman, que veía como se le escapaba la eliminatoria poco a poco.

▷ Leer  Un Granada al límite sucumbe ante un arrollador Real Madrid (1-4)

Dembelé fue el más activo del Barça en el tramo final del partido, pero se encontró con un espectacular Carlos Neva que frenó las intentonas constantes del atacante francés. El lateral rojiblanco sostuvo a la defensa cuando más lo necesitaba el equipo, cuajando una histórica actuación. Los minutos finales del partido fueron muy sufridos para los hombres en Diego Martínez, que encontraron en su portero a un aliado de lujo para mantenerles con vida.

De todas las formas lo intentó el Barça. Hasta de chilena, pero Aarón realizó una nueva palomita a mano cambiada para hacer las delicias de los aficionados rojiblancos, que seguro que ya valorarán al valenciano como una alternativa clara en la portería nazarí de cara a la próxima temporada. En los últimos cinco minutos de partido, la intensidad del Barça se incrementó con creces, y Dembelé volvió a estrellar otro balón en el travesaño.

En la jugada en la que menos parecía que llegaría el peligro del Barcelona, llegó el gol visitante. Un balón pasado de Messi al segundo palo y tocado por Griezmann, rebotó en el palo, tocó en Aarón y se coló para dentro. El final trágico para el Granada se empezaba a gestar. En el minuto 91 llegó el gol del empate del Barça, Griezmann colgó un balón al área y Jordi Alba batió a Aarón para forzar la prórroga.

Los 30 minutos extra comenzaron con un Barça más retrasado en el campo y sin ejercer una alta presión sobre el Granada, que se estiró un poco más y trató de tener algo más la pelota. En el minuto 95 Messi puso a prueba a Aarón que respondió con un gran pie para salvar el tercero culé. En el 99 el Barça no perdonaría. Jordi Alba recogió un balón suelto en la banda izquierda y Griezmann remató de cabeza para poner el tercero en el marcador. Nada más reanudarse el partido, una cabalgada de Neva por la izquierda acabó en penalti de Dest sobre el lateral granadinista. Fede Vico no se puso nervioso y lo transformó enviando la pelota a la izquierda de la portería y engañando a Ter Stegen.

El segundo tiempo de la prórroga empezó con buen sabor para los blaugranas. En la primera acción de peligro, Messi sacó un derechazo que repelió Aarón y el rechace le cayó manso a De Jong, que puso el cuarto del Barça y la puntilla para el Granada, que apenas sin fuerzas siguió luchando en el partido. En el 112 llegó el quinto gol para el Barcelona, obra de Jordi Alba tras una asistencia de Griezmann con el exterior del pie.

El partido concluyó con la victoria del Barça, que estará en las semifinales de la Copa del Rey. El Granada queda apeado en Cuartos de Final y centrará sus esfuerzos en Liga y UEFA Europa League.

Ficha Técnica

Granada CF: Aarón; Víctor Díaz (Foulquier, 46′), Germán, Domingos Duarte, Neva; Eteki (Nehuén, 106′), Montoro, Puertas (Vallejo, 80′), Kenedy (Machís, 46′), Soro (Fede Vico, 57′); Soldado (Luis Suárez, 65′).

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto (Dest, 56′), Araujo, Umtiti (Braithwhite, 63′), Alba; Busquets (Riqui Puig, 76′), De Jong, Pedri; Trincão (Dembelé, 63′), Griezmann, Messi.

Goles: 1-0, Kenedy (32′); 2-0, Soldado (47′); 2-1, Griezmann, (87′); 2-2, Jordi Alba, (91′); 2-3, Griezmann, (99′); 3-3, Fede Vico, (102′); 3-4, De Jong, (108′); 3-5, Jordi Alba, (112′).

Árbitro: Sánchez Martínez, del comité murciano. Amonestó a los locales Eteki, Germán, Montoro y Vallejo; y a los visitantes Messi y Jordi Alba.

Incidencias: Partido disputado en el Nuevo Los Cármenes a puerta cerrada.